domingo, 27 de febrero de 2011

9ª Película: Cisne negro


Cisne negro: 9

Lo mejor: El ultimo cuarto de hora la hace una obra maestra y las perfecta secuencia convertida en cisne negro.

Lo peor: Puede no gustar a aquellos que se queden con la parte mas desconcertante y sin sentido de la película


Es bella, es delirante, es sublime, es desgarradora, es poética, es puro cine. El cisne negro es quizá la proeza más endiabladamente desgarradora del año. Aronofsky hace un trabajazo de director. Se ha convertido de golpe en un peso pesado del cine independiente y aplaudo por ello. Vi Cisne negro con Vértigos, ( no es broma, lo digo totalmente en serio) y puede ser que por ello me afectara mas y me metiera en el apel de Nina, esta bailarina que protagoniza Natalie Portman y que tiene ya un Oscar bajo el brazo. Es ahí, donde Aronofsky y Portman hacen un enlace de excelente entramado. El, por su parte como director, refleja a un ser que está obsesionado por hacer un papel en una obra de ballet, un personaje que ya posee indicios de nerviosismo, ansiedad... Y ella, como actriz, hace ascender desde un papel dulce, sencillo, como lo puede ser cualquier bailarina de ballet ( salvo algunas excepciones) llenando los primeros momentos del film de un rosado pálido. No obstante la cámara ya está dando bandazos para arriba y para abajo, para los lados para desorientarnos, para poder ver la obsesión de Nina por algo inalcanzable.

Es un crescendo de maravillosas secuencias de baile, repletas de fotografía luminescente y expresión corporal. Y algo muy importante: La puñetera cámara habla por si sola, dice: ¡Hola, soy el cámara y se como emocionarte, como trasmitirte sensaciones!; y eso, queridos mios es espeluznante. Hago mención especial a la secuencia inicial de la película con una excelente banda sonora de excepcional adaptada por  Clint Mansell ( Moon).

El crescendo llega a trompicones en ocasiones. Pero no se todavía si es bueno o es malo. Creo que Darren ha querido llenar de altibajos una película sobre  el ascenso a la locura y eso no está nada mal desde el punto de vista del Montaje, que huele un poco a oscar.

La obra casi culmina con una secuencia final en la que a mí me hizo erizarme los pelos hasta el mayor climax de serpenteo narrativo. A veces Darren hace que se te relaje el corazón, otras simplemente te engaña y otras te vapulea para que no sepas donde estás.

Darre, eres un dios.
Natalie, te lo mereces.


Nominaciones a los oscas (5):

-Mejor película: Bastantes posibilidades
-Mejor director: Bastantes posibilidades
-Mejor fotografía: Pocas posibilidades
-Mejor Actriz: Muchísimas posibilidades
-Mejor Montaje: Muchas posibilidades.

1 comentario:

  1. ¿Sabes? En algunas ocasiones no fui capaz de mirar a la pantalla. Tanta autodestrucción producto de la obsesión por ser perfecta me conmovió. El papel de Natalie es sublime.

    ResponderEliminar