viernes, 3 de septiembre de 2010

CAPÍTULO 8: LA ESPÍA

Capítulo 8: La espía

Indiana abría la puerta de su casa a un desconocido. Era muy temprano y en Hades todavía ni había salido el sol. Mas tarde se encontraba en el despacho de Paul. Este estaba serio. El le hablaba:
-Todo tiene que llevar su protocolo, Indiana. Será difícil pero en muy poco tiempo te adaptarás. Según me han dicho podrá tu hijo hacerte visitas.
-¿ El no puedes venir conmigo?
- Uhm El tema… Bueno, sabía que lo sacarías. ( Ordenando los papeles de la mesa de forma nerviosa). Verás, no. No puede ser. No me preguntes por qué… pero no.
-Pero se supone que tu eres el alto cargo aquí Paul. Deberías tomar decisiones de ese tipo.
- No, verás… Os confundís. Soy encargado de seguridad( explicándoselo todo como su fuera la primera vez que le hablaba). Otra cosa muy diferente es el papel de director de la zona A. ¿Comprendes? Yo me encargo de que estéis a salvo y que nadie cometa ninguna locura. No controlo quien entra y quien sale, ni que se deja de hacer.
-Comprendo…
-Indiana, lo sabes de sobra. Hace poco tu hijo intentó escaparse…Estuvimos hablando en este mismo despacho. Lo mejor es que sea así, como está ocurriendo.
Indiana miró por un momento a Paul y luego se le saltaron las lágrimas. Habló sollozando:
- Creo que he sido una buena madre… Lo que este lugar me ha permitido. Se que mi hijo es un enemigo para vosotros, pero no quiero que le hagáis daño. Porque si me entero que alguien le hace daño juro que será el fin de todo esto.
- Indiana… Sabes que puedes confiar en nosotros.
- Paul, en ti puede que confíe pero en el resto no, pero no por nada, sino por el simple hecho de que con el único que puedo tener un “ face to face” es contigo y aprecio tus expresiones, puedo ver si mientes. Sin embargo con el resto solo me comunico por cartas. Bueno, se comunican ellos conmigo. Se que eres una buena persona pero lo que haces no lo estás haciendo bien y algún día te darás cuenta, cuando todo esto se te vaya de las manos… si no se te está yendo ya.
- Indiana… tu hijo no podrá irse contigo. Lo siento, y no puedo decir nada mas… Pero te diré una cosa…

De pronto entró un guardia de seguridad que miró a Indiana y le dijo a Paul que necesitaba hablar con el. Indiana tuvo que despedirse. El guardia entró y le habló a Paul:

- Paul, ¿ que coño te pasa? ¿ Donde estuviste metido anoche?
- ¿ Que? Nada…¿ Quien me sustituyó?
- Sean…
- ¿ Entonces que problema hay?
- Los cámaras te vieron tambalearte frente la plaza y posteriormente cerca de donde vive esa tal Alissa.
- Bebí mas de la cuenta… ( frotándose la cara) pero eso no es asunto tuyo…
- Bien Paul, sigue bebiendo y relacionándote con esa gente… hace poco vi como esa chica e Indiana hablaban, quedan juntas, además que todo se ve por las cámaras.
- ¿ Y que haces tu en la zona de cámaras?
- Yo nada, Paul, pero sabes que esas cosas se comentan.
- Ya, pues trabajad más y comentad menos…
- Paul… Soy tu compañero y amigo…
- Déjalo en compañero… ( interrumpiendo al otro)
- Pero la próxima vez tendremos que tomar cartas en el asunto, uno de nosotros no puede mantener relaciones amistosas con los habitantes. Lo sabes de sobra.
- Se lo justo…y lo sabes; como tu…
- Solo te digo que no le hemos dicho nada al jefe pero la próxima tendremos que tomar cartas en el asunto.
- ¿Tendremos? Jajajaja ( Riéndose a carcajadas) Perdona que me ría pero tendrán, en todo caso. Tu, perdona que te lo diga, eres un simple peón de guardia. Yo soy la torre que te vigila y como no cumplas, única y exclusivamente con tu trabajo te abriré un expediente. y ten-dre-mos que tomar medidas.
- Oye solo te aviso… allá tu…
- Vete de mis despacho… y ponte a trabajar…Hades se está despertando ahora mismo…

El hombre salio del despacho y antes de cerrar la puerta lo miró con cara de desafío.

Paul se relajó en su sillón y se fue quedando en blanco hasta que de pronto recordó algo que ocurrió hacía una semana. Era una sala grande, con una mesa enorme donde había sentados 4 hombres y el. Todos estaban trajeados. Era dentro de Hades. Los cuatro hombres que permanecían sentados eran los siguientes: El director de la zona A, el director de la zona B, el jefe de seguridad de la zona A y el director ejecutivo, jefe y dueño de Hades. La máxima autoridad, la máxima figura. Una figura que para los lectores por el momento será tachada de la historia, no existirá para vosotros, haced como si no estuviera en esa sala. Sabréis que existe pero no aparecerá. Siguiendo con el recuerdo de Paul, la conversación en esa sala era la siguiente:

- Entonces, yo como encargado de la zona B tendría que ser el que decida si el niño va con ella o no.
- Creo que no es lo mas acertado…( dijo el director de la zona B)
- Bien, como veis, tanto yo, jefe de seguridad como el director de la zona B nos lavamos las manos en este asunto. Es de vuestra zona y vosotros decidís.
- Creo que lo mas acertado es que el niño quede en vigilancia hasta que sepamos como va a resolverse el asunto…( dijo el director de la zona A) .Por el momento no hemos tenido ningún intento más pero suponemos que estará vigilado todo el tiempo, ¿ no Paul?

Paul estaba envuelto en una pompa en la que se encontraba aislado de cualquier conversación, pero eso ultimo si lo escuchó y reaccionó:

-Por favor, que pensáis que soy,¿ Hitler?; Nuestros agentes de seguridad rodean la ciudad y patrullan muy de vez en cuando por la ciudad. Somos la seguridad, velamos por ellos no les atacamos.

-Ya pero no nos negarás que es un asunto delicado.

-No, no os lo niego pero creo que es menos de lo que creéis que puede llegar a ser.No se, es solo un crío, dudo que llegue la sangre al río.

.---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Paul volvió en sí. No sabía por que había recordado eso pero lo tenía atrapado. Aquel tema. Realmente tenía miedo que le pasara algo a ese chaval. Pero ¿ que podía hacer? Se había planteado tantas cosas en ese momento. En cierto sentido comprendía a ese chico pero no podía dejarlo escapar. Se acabaría todo. Además de que eso era una locura.
El revuelo en su cabeza quedó interrumpido por alguien que tocó a la puerta de su despacho. Aparecieron André y Corinna. A Paul le sorprendió. Corinna habló:

-Se que es muy temprano pero necesitamos hablar contigo. ¿ podemos pasar?
Paul se lo pensó y luego les dio permiso para pasar.
- Bueno, diganme que les trae por aquí.¿ ha ocurrido algo?
- No, no Paul no te preocupes ( dijo Corinna) Solo tenemos una consulta que hacerte.
- Bueno, vosotros diréis.
- Bueno no se como empezar…
- Pues cariño, por el principio (dijo André)
- Verás… tuve un sueño,Paul,… ( indecisa)
- Paul… Antes que nada, te pedimos comprensión.
- La que haga falta…

Corinna entonces se armó de valor y habló sin tartamudear.

-Paul creemos que tenemos un nieto que sigue vivo…
- ¿que? ( extrañado)
- A ver … Sería mucho pedir…
- Espera ,espera… ¿ Un nieto? ¿Aquí en Hades?
- No … verás… Teníamos una hija que murió cuando nosotros apenas llevábamos aquí meses.
-Ya, recuerdo aquello.
- Estaba embarazada cuando nosotros nos fuimos. Y aquí nos comunicaron que en su muerte perdió al hijo que llevaba dentro. ( Corinna estaba emocionada).
-Pero creemos que sigue vivo. ( Dijo André)
- ¿ Como? Siento decirlo pero si dijeron que ese bebé había muerto dudo mucho que esté vivo.
-Paul… es distinto… nosotros creemos que sigue vivo. No dejamos de ver señales por todos sitios desde hace un tiempo.

Paul se levantó y poniéndose de espaldas a ellos se frotó la cara de desesperación, esa mañana estaba siendo dura. Entonces se dio la vuelta:

- A ver, una pregunta ¿ venís aquí a consultarme como psicólogo, o como jefe de seguridad?
- Podría ser por ambos bandos ¿no? ( dijo André)
- Ya… si claro… lo siento pero no puedo ayudaros esa información es la única que tenemos. No se que mas deciros…
Las caras de ambos ancianos eran de desesperanza. Habían entrado con una cara diferente a la cara con la que salían, pero tampoco podían esperar otra cosa. De hecho solo iban por probar.
El día en Hades pasaba. Alissa se pasó casi toda al tarde en casa durmiendo y pensando en todo lo que había pasado la noche anterior. Paul le había dicho que la amaba, El señor Apolo le había dicho que Hades guardaba un secreto y que iban a crear un complot contra ese lugar y Jack y Pierrot les habían pedido que vigilara a Eva. En efecto, no quería hacerlo, se sentía tan tonta obedeciendo ordenes, además de que otra vez se estaba descuidando de ella misma que al fin al cabo era para lo que ella había ido a Hades: Para cuidar de si misma.
Esa tarde Jack y Pierrot decidieron hacerle una visita para hablar sobre el tema de Eva. Le recordaron a Alissa que ella era la encargada y que ellos lo único que hacen es tenerla allí. Alissa lo asumió en seguida pero pidió paciencia. – En algún momento os lo contaré- decía Alissa para relajarlos pero realmente lo único que hacía era ponerlos nerviosos. La conversación terminó con un- por favor, investigad por vuestra cuenta y ya os devolveré el favor- Jack y Pierrot accedieron. Suponían que al fin y al cabo podían percibir que Alissa no era una mala persona pero en sus adentros sabían que realmente la veían mas como Afrodita, esa musa a la que ambos adoraban, y menos como la persona que realmente era.

Entonces la noche cayó en Hades. Fue un día muy extraño. Jack y Pierrot se mostraron esa noche muy receptivos con Eva. Ella preguntaba por Alissa, hacía preguntas cada vez mas comprometedoras y los dos chicos se esforzaban por parecer que no sospechaban de ella.
Permanecían ya acostados cuando Eva apagó la luz para dormir, pero no cerraba los ojos. Escuchaba como los dos muchachos cuchicheaban en la planta de abajo. Al rato se callaron las voces y Eva se levantó. Sin hacer ruido se cambio el camisón por la ropa y bajó las escaleras del desván muy lento. No quería que nadie la escuchara. Entonces se dirigió a una ventana, la abrió y se asomó al exterior para medir distancia desde donde estaba hasta el suelo. Sería una caída fuerte pero ya lo había hecho antes.
Saltó. Hizo un ruido bastante fuerte lo que hizo que Jack se despertara de golpe pero luego volviera a quedarse dormido.
Eva tenía intenciones de ir a su casa pero no la podía ver nadie. Como un fantasma se deslizó por las sombras que surcaban las casas. Estaba extasiada. Ni ella misma sabía muy bien cual sería el resultado cuando llegara a su casa. Pero la adicción le podía y no dudaría en buscar algo que le quitara la sed. Se sentía una vampiresa, como en Las crónicas vampíricas. Ese libro que había regalado a su hermana, que tanto le gustaba a esta y que tanto odiaba Eva.
Sin mas remordimiento avanzaba y avanzaba, su casa estaba cerca pero parecía estar tan lejos que sentía que iba ver el sol en el cielo. Y se perdió definitivamente en la oscuridad.
Alissa permanecía con los ojos como platos frente a la puerta de su casa. Esperaba a alguien a quien había llamado. Estaba tan nerviosa que el corazón quería salírsele del pecho. Sonó el timbre. Entonces abrió. Indiana Permanecía en el umbral de la puerta asustada. Alissa la cogió del brazo y la metió de un tirón dentro de la casa. Miró a ver si alguien vigilaba pero no halló a nadie. Justo cuando cerró la puerta fue cuando Eva saltaba de la ventana de casa de Jack y Pierrot. Por unos segundo Alissa la hubiera pillado merodeando pero no fue así.
Una vez dentro de casa empezó una conversación. Empezaba Indiana:
- Alissa ¿que ocurre?

La mirada quieta de los ojos de Alissa sobre los ojos de Indiana delataban una tensión que iba acompañada un pequeño temblor en el ojo derecho.

- ¿ Andy te ha visto salir de casa? ( Acercándose a las ventanas y bajando las persianas una a una)
- No, ya está fuera, ¿y por que no has venido esta noche a seguirlo? Estoy preocupada.Duerme por el día y sale a la noche… ( buscando en un bolso que llevaba un pañuelo, deduciendo así que iba a ponerse a llorar en cualquier momento)
- Verás…( Al bajar la ultima persiana se pudo apreciar desde el ángulo del lector una cara siniestra observándolas desde fuera, en la calle. Parecía un fantasma por la palidez que presentaba. Pero ni Alissa ni Indiana se dieron cuenta)hay ciertas cosas ( con la voz entrecortada) que pasaron anoche y que debes saber.
- ¿A que te refieres?
- A que te sientes por favor…
- No, no me pidas que me siente por que no lo haré… Siéntate tu…
- No, no puedo ( dando vueltas por el salón)
- Pues ahora me entiendes a mí….
- Bueno, me refiero a que Andy anoche se dio cuenta de que lo perseguía. ¡te juro que no se como lo hizo pero se dio cuenta!
- ¿ Como?
- No lo se…Dios… A ver… tiene un aliado.
- ¿ que? ( extrañada)
- Tiene alguien que… se está aliando con el…
- ¿ Pero aliarse para que? ¿ Te refieres a alguien que le está siguiendo el juego?
- O alguien del que está aprendiendo…
- ¿ Es alguien que conozco?
- Mmm No ( mintiendo) no lo conozco ni yo… es alguien de lejos…
- Hades no es muy grande…
- Ya pero no conoces a todo el mundo de Hades,¿ no Indi?
- No… ( quedándose satisfecha con esa respuesta)
- Entonces… no pierdas la compostura. Solo te estoy informando…
- Ya…( parándose a pensar) es difícil ¿sabes?.
- Ahora es un marrón Indiana porque no podré perseguirlo más. Ahora el será el que me vigile a mí… De hecho no me extrañaría que en este mismo momento estuviera observándonos u oyéndonos desde fuera.
- ¿ tu crees? ( asustada)

De pronto se escuchó un ruido fuera. Ambas se alarmaron. Alissa entonces se deslizó hasta la ventana de donde provenía el ruido. Ambas quedaron en silencio esperando un sonido que llegaría en cualquier momento. Entonces un ruido muy fuerte las asustó, haciendo que ambas se sobresaltaran y las alarmó. Alissa, con los ojos mas abiertos de los que los tenía antes hizo gestos a Indiana queriendo decir que iba a subir la persiana.

Alissa de pronto subió la persiana con brusquedad y abrió la ventana pero no había nadie al otro lado. Cerró rápido y en silencio. El vacío sonoro se respetaba hasta que hubo cerrado bien del todo. Entonces Indiana habló:

- Habrá sido algún animal( susurrando) Aunque aquí en Hades…
- Indiana, te iba diciendo que no puedo seguir haciendo esto.
- ¿ y si me pregunta Andy?
- No creo que sospeche de mí… por lo que dieron a entender creyeron que yo lo había hecho por mi cuenta…
- Ya, ¿ pero y si me pregunta?
- Dile que no,que tu no sabes nada…( yendo a la cocina a por un vaso de agua) Además si trama algo que te quiere ocultar no creo que quiera delatarse preguntándote… Piénsalo bien. Tras esa pregunta vendría una tuya que sería intimidatoria para el.
- Ya,pero dime¿ Cual es su plan?
Alissa había llegado con el vaso de agua bebiendo.
- Lo siento. No lo se. No me dieron la oportunidad de saberlo. Solo me preguntaron si quería unirme…
- ¿ Unirte?
- Si…
- ¿Crees que habrá mas personas metidas en ese asunto? Sea el asunto que sea…
- No se sabe. Visto lo visto cualquiera sabe lo que se está tramando en las noches de este sitio. ¿ Sabes que es lo peor?, Que ni siquiera he tenido tiempo de confiar en este lugar.
- Si te sirve de consuelo, yo ahora mismo no confío en nadie…
- Lo mejor es que pase un tiempo y volvamos a tomar las riendas de esto mas tarde.
- ¿ Cuando? .¡Yo me voy en un mes!
- Dios mío.¿quien me llamaría meterme en esto?
- Alissa, Gracias… ( secándose el sudor de la frente)
- No te preocupes, si hay alguien aquí que tiene culpa soy yo, que dejé que me viera…
- Supongo que es normal, no está una acostumbrada a perseguir a gente.
- Puff..

El timbre de la casa sonó. Alissa fue con sigilo y abrió. Era una chica joven, morena, tenía como mucho 21 o 22 años. Su mirada perdida podían decir mucho sobre ella. Entonces habló:

- ¿Puedo pasar? (sonriendo)
- ¿ Quien eres?
- Uy, perdón, me llamo Airine, encantada.
- ¿ Que quieres?
- Deja me pasar por favor. No debería hablar de lo que quiero aquí fuera.
- Lo siento chica, pero no te voy a dejar pasar sin saber nada de ti…
- Escucha, si quieres saber que es lo que trama Andy mejor déjame pasar. ( explicó de forma seria)

Alissa la dejó pasar sin dudar apenas. La chica entró y se sentó en un sillón.
Se presentó a Indiana. Esta le preguntó:

- ¿ Quien eres? ¿ Amiga de Alissa?
- No, la acabo de conocer,igual que a ti.
- Si, eso veo…

Alissa miró fijamente a Indiana pero hizo un gesto de duda. Ninguna tenían ni idea de quien era.
-Siento presentarme así sin avisar, pero no he podido evitar escuchar. Verán… Hace tiempo que se lo de Andy, bastante gente en Hades lo sabe. Yo en especial. Me puse a observarlo. Se que suena raro pero alguien queriendo salir de Hades con tanto entusiasmo me pareció de lo mas extraño. Este es un buen sitio ¿no?
La chica se le quedó mirando a las dos que permanecían con la boca abierta. Esperaba una respuesta. –Si- dijeron casi al unísono pero un poco confundidas.
-Observo la situación, pero hasta hace unos días no he podido saber nada del tema. Entonces es cuando de pronto, una noche cualquiera veo que alguien me ha quitado el trabajo ( mirando a Alissa).Encontré a Alissa como una desesperada, persiguiendo a Andy;¡Algo debía estar pasando! Y supe por la forma de salir de Alissa de la casa de aquel hombre que no había recibido buenas noticias. Entones os he investigado a ambas, lo que me ha llevado a aquí.
-¿ Que? ( Dijo Indiana muy sorprendida)
-No he podido evitar escuchar la conversación desde la ventana. Me habéis asustado subiendo la persiana tan fuerte y he decidido tocar al timbre y aclarar las cosas ( sonriendo de oreja a oreja)
- ¿ Y que quieres de nosotras? Este tema es algo que debería guardarse en secreto y ahora resulta que lo sabe alguien más… ( Dijo Indiana con indignación)
-No, no… Os equivocáis no vengo a pediros, vengo a ofreceros.
-¿El que?
-Vosotras ganáis y yo gano.
-¿ Pero el que? ( preguntó Alissa muy nerviosa)
- Andy no me conoce. Yo investigaré lo que el y ese hombre traman. Yo también tengo miedo, como vosotras, de que Hades se acabe.
-¿ Y como lo vas a hacer?
- He escuchado en vuestra conversación que a Alissa les ha pedido que se unan a su grupo. Yo también provocaré que me formulen esa pregunta, casi de forma accidental.

Alissa e Indiana se miraron, algo extraño había en esa chica pero era el momento de reaccionar,o esperar a que cualquier cosa o desgracia pasara. Y aceptaron el favor que esa noche se les presentó. El asunto de investigar ya lo tenían resuelto de nuevo. Ahora solo quedaba esperar.


Continuará…

1 comentario: