jueves, 30 de septiembre de 2010

CAPÍTULO 12: LA DESPEDIDA

Capítulo 12: LA DESPEDIDA

19 de Septiembre. 6:30.

Jack y Pierrot permanecían sentados en el porche de su casa en Hades. Habían pasado casi toda la noche turnándose por si volvía Eva pero no hubo rastro de ella. Amanecía en Hades y Alissa dormía en el sillón. Jack se acercaba a su novio para acomodarse en su pecho:

- Alissa sigue durmiendo. Mientras lo haga no tendremos que preocuparnos. (adaptando su cuerpo al de Pierrot)
- ¿ por qué no nos contaría esto antes?
- Era ella la que se había metido en problemas a nosotros no nos incumbía…
- Ya pero… todo esto nos afecta como habitantes de Hades y como amigos de Indiana.
- Cariño… sabes de sobra que Andy daba problemas; Todo el mundo aquí lo sabe.
- Si… ( pensativo)
- ¿ te ocurre algo? ( Dijo Jack cerrando los ojos) Es la primera vez que te noto preocupado y no estás antipático…
- Es miedo… creo que Alissa ha venido a abrirnos los ojos sobre este lugar… y todo lo que está pasando… Nadie sabe como va a acabar. Imagina que Andy consigue salir.
- No. Paul estará ahí. No te preocupes…
- Y Eva..
- Déjala… Ella sabrá lo que hace… ( mirando al vacío).

Entonces alguien apareció de dentro de la casa. Alissa estaba despierta y lo único que soltó por su boca fue- Tengo que despedirme de Indiana-
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

19 de Septiembre 7: 00

Indiana estaba tan nerviosa que no podía parar de dar vueltas por la casa. ¿Donde estaría Andy? Su hijo sabía perfectamente que ella se iba esa misma mañana. En ese mismo instante. La casa crujía con cada paso que daba como si su cuerpo transmitiera en la madera la cantidad de nervios necesaria como para que hiciera ruido. Lo tenía todo listo. Pero faltaba los mas importante. Despedirse de su hijo aunque sabía que lo iba a ver pronto pero quería decirle unas palabras. Recordarle que Ellie estaba allí mismo.

El timbre sonó. Abrío. Allí estaba Paul y el encargado de la zona B. Paul habló:

-¿ Estas lista?
-Si. Solo que… Bueno nada.
-¿ Y Andy? ¿ como se lo ha tomado?
- El no está… Me tiene preocupada…

Paul entonces miró a la lejanía para no mostrar la cara de algún sentimiento que solo conocía el.

-Paul ¿ puedo encargarte una cosa? ( Dijo Indiana con lagrimas en los ojos)
-Sí claro.
-Si ves a Andy. Dile que Ellie está en Hades. Y que yo misma estaré con ella viviendo allí; que venga a verla.
-Se lo diré. No te preocupes. ¿ Quien es Ellie?
- Simplemente díselo y por favor… Cuídalo. El está perdido en este sitio. Y la única que lo ha intentado guiar soy yo. Le va a costar mucho.

Paul pensó y luego contestó:

-¿ Crees que no está aquí porque no quiere despedirse de ti?
-Si, eso es lo que creo…

Paul lo sabía todo. Sabía que por petición de Airine Andy iba a ser arrestado para abrirle una investigación. Sabía lo que tenía que hacer. Y no lo sabía nadie nada mas que dos agente de seguridad. Entonces Paul le pidió a Indiana que abandonara la casa y subiera al coche. La pobre mujer soltó una lagrimita y luego subió a todo terreno. Se acordó de Alissa que era la única que sabía que se iba ese día. Era raro que no hubiera aparecido por allí. Pero supo que tendría otras cosas que hacer. No se preocupó ya por nada. El coche estaba en marcha y lo único que podía hacer era resignarse. Ellie la esperaría al otro lado para ayudarla con las maletas y cajas. Entonces agachó la cabeza pero no quiso dejar de mirar por la ventana por si veía a alguien.

El coche recorría la calle que iba directamente a la puerta gigante que separaba ambas zonas. Todavía recorría lentamente la calle donde Alissa vivía. Entonces miró hacia abajo buscando un pañuelo en su bolsillo y en ese instante no pudo ver andando a Alissa, que cojeaba. Jack y Pierrot en dirección casa de Indiana. Cuando volvió a mirar por la ventana no hubo rastro de ellos.

Lo que si observó fue a un chico que llevaba una chaqueta azul oscura y que andaba igual que Andy. ¡Que tontería, era Andy! Entonces suspiró y sonrío haciendo ademán de querer llamarlo. Se sintió muy alegre pero de pronto miró a Paul como queriendo compartir su alegría pero Paul la miraba serio. Entonces Indiana sospechó durante un momento y se hizo preguntas: ¿ Que le pasará ? ¿que esconderá? Luego esos pensamientos desaparecieron y se quedó satisfecha al ver a su hijo yendo dirección a casa. Y se fue camino de la zona B dejando una estela de recuerdos a su paso.





Alissa llegaba con los chicos a casa de Indiana. No veían a nadie. Debía haberse ido ya. Entonces cuando se iban a dar la media vuelta para irse. Alissa paró a la pareja:

- Esperad, veo movimiento dentro de la casa… Venid.


Los dos chicos siguieron a Alissa a resguardarse desde un lugar en el que pudieran observar sin ser vistos.

Entonces dos hombres con uniforme de Hades y con un par de pistolas en las manos salieron al porche de casa de Indiana y se quedaron quietos en la puerta. Esperaban a alguien, eso estaba claro. Entonces llegó Andy. Iba casi camuflado pero tanto Alissa como los dos chicos lo reconocieron de momento. Alissa les habló susurrándoles:

- A esto se refería Airine cuando decía que Paul se encargaría de todo. Veremos a ver lo que hacen con el.


Jack y Pierrot no sabían que decir pero se estaban dejando llevar por Alissa. Confiaban en ella.

Andy llegó a la puerta de su casa los hombres hablaron:

-Andy quedas arrestado por la seguridad de Hades.
Cogieron al chico del brazo. El entonces empezó a forcejear y a chillar: ¡Quiero ver a mi madre! ¡ Quiero ver a mi madre!. Uno de los agentes entonces le pegó un puñetazo en la boca y Andy empezó a sangrar por la nariz. Andy se quedó quieto durante un momento y entonces sacó un spray y roció la cara de los agentes con todo aquello. Los dos hombre corpulentos empezaron a chillar y a retorcerse de dolor y Andy aprovechó para escapar corriendo. Uno de los hombres cogió un teléfono y llamó a Paul.
Paul se encontraba en la zona B. Indiana entraba dentro de su nueva casa con Ellie mientras Paul permanecía cerca del coche. Al recibir la llamada se apartó de allí y comenzó a hablar con el agente que lo había llamado:
- ¿ Que ocurre?
- ¡Ese hijo de Puta se ha escapado!
- ¿ Como?
- Nos ha atacado con un puto veneno para los ojos
- ¿ Que? ¿ De donde coño ha sacado eso?
- ¡¿ que coño hacemos Paul?!
- Ante todo discreción. No quiero que se arme un revuelo. Buscadlo y lo atrapáis. De todas formas seguro que se donde está. Id a casa de Airine Waddington; seguramente lo encontrareis allí. Si no arrestadla a ella.



Paul colgó y volvió como si no hubiera pasado nada. Los dos hombre corpulentos salieron en busca de Andy. Alissa, Jack y Pierrot no daban crédito a lo que había pasado. Jack preguntó- ¿ Ahora que hacemos? – A lo que Alissa le contestó-Nada. Esto es asunto de la seguridad pero hay algo que no me cuadra. Pierrot pensó que deberían volver cuanto antes por si acaso volvía Eva.

Volvieron a pesar de la incertidumbre que dejó el amanecer. Andy había escapado. Lo que llevaba a la desesperación suprema por parte de quienes supiesen que el quería salir. Alissa nada mas llegar a casa de Jack y Pierrot quiso que subieran al desván por si encontraba algo que le ayudase a saber donde estaba Eva. Justo cuando llegó se dejó caer en la cama donde la susodicha había dormido noches anteriores y se puso a llorar. Estaba todo perdido. Sus esperanzas, que desde que llegó a allí, se habían alejado de sí misma para preocuparse exageradamente por los demás habían sido perdidas: Eva, Andy, Indiana… Todo estaba mas desordenado de lo que lo quería poner.

Lo mismo era culpa suya por intentar mover los hilos que no debía. Al fin al cabo ¿quien es tan tonto como para llegar y creerse que puede ayudar a los demás? Ella. Creía que podía superar las barreras de los que la rodeaban para sí sentirse mas a gusto consigo misma. No podía más…

Pasaron las horas. La tarde se iba reflejando en la espalda de Alissa que tumbada en la cama intentaba pensar con claridad. No se le ocurría ninguna solución para Andy. Se lo imaginó todo como el final de los finales. Había imaginado como un impulso le llevaba a atravesar la barrera que separaba zonas A y B y decirle a Indiana que su hijo estaba en peligro pero sabía que era algo que no podía ocurrir. También había pensando en buscar a Andy por su cuenta pero ¿ y si no o encontraba? Parecía que todas las posibles soluciones eran impedimentos que seguramente podrían entorpecerlo todo y además estaba empezando a creer en la suerte, y ella no se consideraba en ese instante un amuleto precisamente.

*Aquella tarde no sabía que iba a ser de mi vida. Ahora miro a la ventana de la habitación en la que estoy con un espíritu tan diferente que parezco otra persona. Estaba tan encajonada en unas ideas que la mas simple de ellas todavía no había llegado a mi cabeza. Pero eran las 6 de la tarde cuando decidí hacer el ultimo recurso que me quedaba: Hablar con Paul; y lo mejor de todo es que dio el resultado que quería pero no el que esperaba.


Alissa salió corriendo del desván diciendo que volvería pronto. Camino del despacho de Paul pasó por casa de Airine para ver si estaba pero no halló respuesta y se fue con paso ligero. De lo que no se percató es que alguien desde dentro de la casa de la chica joven la observaba una mujer mayor.

Entonces Alissa llegó al despacho de Paul. Había un guardia en la puerta:

-¿ Puedo hablar con Paul?
-No… Está reunido…
-Uhmm

Alissa se separó de la puerta y entonces pillando un poco de carrera empujó al hombre y abrió la puerta. Paul estaba hablando por teléfono pero al verla colgó rápido y le hizo un gesto al guardia antes de que este usara la fuerza para arrastrar a la joven:

-Paul ( mirándolo preocupada) ¿ Que está pasando?
-¿ Que ocurre? Uhmm Espera vente aquí, al punto muerto. ( La cogió de los brazos parecía muy sereno) ¿ Que ocurre?
-Paul, ¿y Andy?
-¿ Andy? ¿ Que pasa con Andy?
- Se que lo sabes Paul, lo se todo. No me trates como a una tonta por favor, se lo que ocurre pero ¿y Andy?.

Paul se quedó callado y se puso un poco borde:

-¿ Entonces por qué preguntas?
- Quiero saber que le vais a hacer…
-Nada que te podamos decir…( serio yendo hacia el escritorio)
-¿ Que? Mírate . No te reconoces ¿ verdad?
- ¿ Sabes Alissa? A veces usamos mascaras…
-No me vengas con el rollo ético, Paul por favor…dímelo…

Paul entonces se sentó e su silla y habló:

-Es curioso como cambian todas las cosas.
- Como cambias tu… ( con los ojos llenos de lágrimas)
- Andy no va a sufrir ningún daño…
-Ya… ( sarcásticamente)
- Te lo puedo prometer…
-Mejor no, no te iba a creer de todas formas… ( soltando una lágrima por su mejilla)
- Pensaba que confiabas en mí… ( cogiendo una carta y metiéndola en un sobre)
-Tu mismo me enseñaste a no confiar en nadie.¿ no? Aquí hay buenos y malos… tu mismo lo dijiste…
-Quiero hacerte unas preguntas Alissa. Esta vez como psicólogo…
-¿ A que juegas?
- Contéstame y luego yo contestaré a todas tus preguntas…
-Mientes…
-Siéntate y te lo explico…
-¡No!...
-Hagamos otra cosa entonces. Son dos preguntas. Por cada respuesta te regalo un secreto.
-¿ Que secreto?
- Mis dos secretos…( cerrando el sobre cuidadosamente con la mano)
- ¿Y que saco en conclusión de todo esto?
- Se que mucho. Pero tendrás que hacerme un favor cuando lo sepas. Tienes que ayudarme…Verás; Imagínatelos como pequeños paquetes de regalo que dentro llevan sueños por cumplir.

Alissa empezaba a seguir su intuición y el juego que Paul le había propuesto.

- Y yo solo tengo que contestar a las preguntas… ¿ no?
- En efecto…
- ¿ que te parece? ¿ estás de acuerdo?
- Sí…

Alissa se sentó enfrente del y se echó hacia delante:

-Relájate mejor. No he dicho que fueran preguntas fáciles…
- ¡Vamos!
-Bien. Llevas aquí 2 meses…¿ no?
-Si…
- Y creo que eres la persona que mas ha evolucionado de este lugar…
-¿ En cuanto a qué?
-En cuanto a ti…a todo…
-¿ Eso crees?
-si, ¿o me equivoco?

Alissa se le saltaron las lagrimas y dijo con voz temblorosa:

-No…
-Entonces mi pregunta es la siguiente: ¿ Crees que si estando fuera hubieras pensado de la forma que has pensado aquí dentro? Me refiero superando todo eso que has superado, a la gente que has ayudado; ¿ Crees que hubieras cambiado? ¿ Como ahora?
- ( rompiendo a llorar) ¡ Si!. Fui una estúpida pensando que esto me iba a cambiar…
-Alissa. Te ha cambiado… pero podrías haberlo hecho fuera también…
-¡No!
-Bien…
-¡Tu secreto!
-Ya, ya… voy…

Paul cogió la carta que llevaba manipulando un rato y entonces escribió algo en el reverso el sobre y se lo enseñó a Alissa. La chica entonces no comprendió nada. Había dos nombres escritos. Supuso que eran los que Irian a recibir esa carta:

-No entiendo nada. No se por qué pone ahí los nombres de André y Corinna…
- Lo sabrás dentro de poco. Pero necesito que les des esta carta y te diré que contiene información muy importante que no debe saber nadie. Yo me he tomado la molestia de ayudarles porque me considero un antisistema.

- ¿Antisistema?
- Considera sistema toda la ciudad que te rodea.
- No entiendo nada Paul.
- Te lo contaré cuando todo pase…Esta noche.
- ( Secándose las lágrimas) ¿Y cual es la segunda pregunta?
- Bien. Es mas sencilla pero quiero comprobar algo…¿ te arrepientes de estar aquí?
- ¿ En Hades?
- Sí
- A veces sí otras no. Por ejemplo, hoy es uno de los días que desearía no estar aquí. Pero te juro que hay mas días que deseo tirarlo todo por la borda que días en los que me siento a gusto…
- ¿ Por que?
- ¿ por que?... porque. Paul en estos días me estoy dando cuenta de que Hades es algo que no comprende ni el propio jefe de seguridad. (señalandolo)
- Tienes razón… Pero quiero que me seas sincera…¿ Te arrepientes de verdad?
- Ya te he contesta-( es interrumpida por Paul)
- ¡Se sincera!
- ¿ que? Te he dicho que… ( volvía a ser interrumpida por Paul, que esta vez gritaba)
- ¡¡Se sincera!!¿ Te arrepientes? (levantandose de la silla)
- ¡¡No!! ( rompiendo a llorar)
- ¿ por qué?
- ¡¡Por que nunca te habría conocido!!

Un silencio llenó el despacho. Alissa lloraba. Se había confesado; Mas que eso: Se había abierto en canal, se había arrancado el corazón de cuajo y dado en ofrenda a Paul. No podía dejar de llorar. Paul habló:

-Bien… Mi segundo secreto y que debes guardar es que todo esto, incluyendo a Andy, va a tomar un camino diferente. Alissa…¿ Me escuchas?

- Si…
- Alissa esta noche voy a ayu…( Pero fue cortado por un ruido ensordecedor)


Ese ruido venía de la puerta de su despacho que se abría de golpe. Los dos guardas que casi atrapan a Handy traían al joven con un ojo morado e inconsciente. Alissa se levantó de un sobresalto. Estaba impactada. Andy estaba delante de ella y entonces todo cobró un sentido. ¿Como no había caído antes?. Paul la estaba entreteniendo para que viera que Andy llegaba salvo y ella misma se diera cuenta de que Paul también había estado usando una máscara. Y que seguramente lo que le quería decir era: Alissa esta noche voy a ayudar a Andy a escapar. Porque eso era lo que ocurría allí. Hades no era un buen sitio.

Entonces se mantuvieron la mirada durante unos segundos ambos, cómplices y Paul le hizo un gesto queriendo decir ago así como: ¡Vete!

Alissa salio corriendo de allí. Esa noche tenía mucho que pensar sobre su futura vida, seguramente, muy lejos de Sudáfrica. Seguramente muy lejos de Hades.

jueves, 23 de septiembre de 2010

CAPÍTULO 11: COMIENZA LA CUENTA ATRÁS

CAPÍTULO 11: COMIENZA LA CUENTA ATRÁS

*19 DE SEPTIEMBRE. 23:50 HORAS.

Andy se encontraba sentado, mirando a alguien que desde la oscuridad se acercaba a el. Sabía que alguien discutía pero no podía apreciar las siluetas. Entonces alguien se le acercaba y conforme lo hacía iba apreciando todo lo que iba a ocurrir en un par de segundos. Respiró lo mas fuerte que pudo e hizo ademán de levantarse.
Para contar lo que realmente le ocurría a Andy debemos remontarnos a 2 días antes. Para comprenderlo todo hay que volver al pasado. Y cuando estemos en el pasado caminaremos hacia el futuro hasta que se haga presente.
Comienza la cuenta atrás.

*17 de Septiembre. 7: 45 horas.

Indiana, se encontraba junto con Ellie, paseando en la zona B. Iban camino de la futura casa de Indiana. Ellie había convencido a Paul y los guardias para que dieran un paseo juntas:

-¿ Como está Andy? ( Preguntaba Ellie)
-Oh! Bien, Ha cambiado mucho desde que ocurrió todo.
-¿el que?
-Bueno, dejaste de Escribirle y empezó a obsesionarse con la Idea de que estabas fuera…
- Lo se, pero no dejé de escribirle por nada. Sino porque sabía que nunca lo iba a volver a ver… Fui olvidándome de todo pero a la vez sigo recordando.
Indiana la miró con bondad y luego contestó:
- Está destrozado por mi ida. El cree que no volverá a verme…
- Pero si puede. Créeme, soy la ahijada del jefe de seguridad de esta zona. Haré lo que sea…

Indiana comenzó a sollozar: y se sentó en el tranco de las escaleras de una casa.

-No sabes lo que esto me afecta. He pasado un par de años tristísimos. No se los deseo a nadie. ¿Sabes? Quiero a Andy, pero en muchas ocasiones se ha convertido un rival a quien he querido fastidiar. Y ahora en cierto modo, cuando se ha arreglado todo , me voy ( mirando a la chica) y apenas me arrepiento de lo que voy a hacer.

-¿ por que? ¿ Que ha hecho Andy?
- Quería escaparse de Hades. De hecho lo ha intentado alguna vez que otra. La psicóloga dijo que quería llamar la atención por falta de afecto. Incluso por la ausencia de un padre. Ahora puedo estar tranquila, se que no lo va a hacer.
-¡Entonces! Indi. Relájate. Mmm ( Ellie miró hacia arriba) ¿ Sabes que te acabas de sentar en la entrada de tu futura casa?

Indiana se levantó y secándose las lágrimas sonrió como aceptando una bienvenida de aquel hogar.

- Y dime Indiana ¿ De cuanto tiempo dispones para quedarte aquí?
- Me han dicho que puedo quedarme un día. Hacerme con esto. Mañana tengo que volver a la zona A para hacer las maletas y el 19 tengo que volver, ya para quedarme aquí.
- ¡Perfecto! Pasaremos el día juntas.

El día pasó sin ningún problema para los habitantes de Hades. El verdadero susto comenzó el día 18 Cuando Alissa tocó a casa de Jack y Pierrot para visitar a Eva.


*18 de Septiembre. 9:00 Horas.

Jack y Pierrot hablaban con Eva y llegaban al acuerdo en que esa tarde iban a ir a hablar con el que pasaba las drogas. Ella se encargaría de ser el gancho. El timbre sonó y abrieron. Alissa sonreía de oreja a oreja:

-Hace una mañana maravillosa de Sábado. ¿Por que no estáis dando una vuelta?
-Porque tenemos asuntos mas importantes que resolver. ( Dijo Jack)
-¿ Que?
-Pasa…

Alissa extrañada pasó y vio a Eva sentada en el sillón siguiendo atentamente las ordenes de Pierrot.

-Buenos días chicos ¿que hacéis? ( Dijo Alissa sonriendo de nuevo)

Eva se dio cuenta de la presencia de Alissa así que rápidamente se calló y saltó del sillón a abrazarla, lo que hizo que Alissa sospechara:

-¿ Que está pasando aquí?
-Nada. Solo es Pierrot, que cree que puede domarme. ( dijo Eva)
-¿Domarte? ( miró Alissa a Pierrot)

Pierrot miraba serio al suelo y luego a Jack. Este lo único que hacía era esconder la expresión del rostro e intentar parecer lo mas natural posible pero no lo conseguía.

-¿ Que pasa? ¿ por qué os miráis así?
-Tenemos algo que contarte ( Dijo Jack)
-¿ El que? ( La sonrisa iba decayendo)
-No te lo habíamos dicho antes porque no queríamos que cometieras alguna locura.
-¿Locura?
-Si. Bueno. Eva… ( a Pierrot le costaba arrancar) Eva tiene problemas.
-¿ De que tipo?
-Con las drogas…
-¿ Como?¿ donde has conseguido mas? ( regañandola)

Eva habló:

- Alissa, se que me ayudaste, y me ayudas…
- Y te ayudo ( alterándose)
- Y me ayudas… pero ( llorando) me tienen torturada. No hacen otra cosa que torturarme.
- ¿Torturarte? Eva eres tú la que se tortura… No los demás…
- Alissa, déjale hablar ( dijo Pierrot)
- Tengo dinero,¿ lo recuerdas? ¡Me daban dinero en el laboratorio!
- Si, ¿ pero y que?
- Tenía guardado en casa y una noche escapé de aquí. Necesitaba Chutarme. Fui a comprar pero ellos me descubrieron.
- ¿ Y por qué no lo dijisteis? ¿ Hace cuanto?
- No lo se, no queríamos que se te ocurriera revelarte.
- ¿ Revelarme? ¿ Y que se supone que vais a hacer vosotros? ¿ Nada? ¿ Estaros quietos?
- No, ya hemos tomado cartas en este asunto y Paul nos ha ayudado a decidir.
- ¿ Paul? ( mirándolos como queriendo matarlos)
- Nos ha dicho que nos debemos tomar nuestra propia justicia. El no puede hacer nada.
- ¿ Que semejante ser hace eso?
- ¡Alissa no te enfades! ( dijo Eva)
- No, es Paul… ¡¿Como puede hacer vista ciega a tan semejante trama en este lugar?! Voy a ir a hablar con el inmediatamente..
- Alissa ¡¡no!!( Dijeron Jack y Pierrot al unísono)
- Lo siento, pero esto tiene que acabar… Estoy harta de confiar. Vosotros mientras haced lo que tengáis que hacer, pero estoy muy enfadada con vosotros.

Alissa salio disparada de la casa y poniéndose la rebeca se dirigió al despacho de Paul.

*18 de Septiembre. 11: 00 horas.

Paul no pudo recibir a Alissa hasta las 11 de la mañana. Ella entró violentamente en el despacho:

-¿ Que sois? ¿ Que coño sois? ( dijo ella enfrente de el)

Paul rápidamente cerró la puerta y bajó las persianas. Se fue hacia Alissa y la besó pero ella se desprendió de el y lo abofeteo.

- Te recuerdo que no soy tu ex mujer, Paul. Se en que momento no fiarme de la gente.
- ¿ Que mierda dices?
- ¿ Que? ¿ De pronto todo te da igual? Se te ha olvidado que hay una cámara?
- No, no nos ha visto, esto es un punto muerto.
- ¡Cállate la boca!
- ¿ por qué vienes tan agresiva?
- ¡¡¡Cállate la boca!!! ( Alissa nunca había estado tan agresiva en su vida)
Paul la miró asustado:

- ¡¡Me vas a escuchar bien Paul!! y me vas a contestar a lo que te pregunte!
- Alissa sabes que no puedo…
- ¿ Como? ¿Desde cuando? Paul defínete. Aquel día que hablamos tu y yo a solas en esta consulta dijiste que te sentías mal aquí pero no dijiste por qué. ¿ Y ahora de pronto vienes lamiendo culos?
- ¡¡¿ y que coño hago?!! .¡¡mi vida aquí es una puta condena!! No he salido de aquí en años. No se como es el puto mundo exterior. Nada mas que por lo que veo en la televisión. ¿ Crees que tu vida es mejor que la mía?

Alissa lo miró cabizbaja y contestó a punto de llorar:

-¡No! Pero todos tenemos derecho a respuestas.
-Yo también Alissa, y tengo las justas.
-¿ Por qué dejaste a Jack y Pierrot solos en el asunto de Eva?
-¿ Y que querías que hiciera?
- ¿ que? ( Alterándose de nuevo) Eres el puto jefe de seguridad…
-¿ y que hago? ( susurrando) ¿ una trama de corrupción que me perjudicaría hasta a mí?
-Estas metido…¿ no?
-No, pero por el simple hecho de encubrir las cosas ya me sentenciarían en un juicio a años de cárcel.
-Joder, joder ¡joder! ¿ Te escuchas?
- Lo siento ( Paul denotaba vergüenza)
- ¿y que coño hacemos?
-Lo que van a hacer Jack y Pierrot: Tomar la ley ilegal. Hablar y negociar.
- Paul, me estás decepcionando… ( con lagrimas en los ojos)
-Te diré algo que te hará comprenderlo todo…¿ Recuerdas a la psicóloga que se te asignó en tus primeros días?
-Sí…Que eso es otro asunto, su truco de escapismo.
-¿ Por qué crees que soy yo ahora el psicólogo?

Alissa no supo contestar así que Paul de nuevo le dio otra pista señalando a la cámara que vigilaba el despacho. Entonces Alissa recordó la ultima conversación que tuvo con la psicóloga:
---- ( recordando)
-Alissa, sabes que puedes venir cuando quieras… estoy aquí para ayudarte. Además si no colaboras te sacarán lo que tramas a la fuerza.
----
Recordó que aquella frase se le quedó marcada pero no sabía que tenía tanto bolo. Y vaya que si lo tenía. Paul habló:

-Yo sustituyo a esa mujer por que se fue de la lengua contigo. Dijo cosas que no debías saber.
- ¿ pero qué quería decir con todo aquello?
-Lo que dijo… Se pasó. Pero decía la verdad…
-Dios mío… ¿Donde me he metido?
-Lo mejor es que no te metas en problemas. Por esta vez, te diría que ayudaras a Jack y Pierrot. Pero no hagas nada de lo que puedas arrepentirte.

Alissa lo miró asustada y con las mismas salio del cuarto diciendo:

- Paul, hablaremos pronto.

Y desapareció del despacho en dirección a casa de Jack y Pierrot.


*18 de Septiembre. 15:00 horas.

Airine había terminado de almorzar. Había comido poco por los nervios. Estaba feliz porque faltaba un día para que Andy se la llevara con ella. Lo habían tenido en conversaciones anteriores:

- Airine, ¡Tu vendrás conmigo! Saldremos de aquí. Pero necesito tu ayuda.
- ¿ Que necesitas?
- Necesito que hables con un hombre. Un hombre que vive lejos…

Airine hizo durante todos los días que iba a visitar a Andy, todo lo que el le pedía. Si no lo hubiera hecho se hubiera sentido mal.
La chica, llegando a casa de Apolo se dio cuenta de que la puerta estaba entornada. Se dispuso a entrar pero la voz de Apolo que tronaba desde el sótano la frenó. Era una conversación entre El y Andy:
- Se que es complicado pero no puedo acompañarte. Mi plan es ayudarte, si, pero también tengo mis propios planes. No te lo había dicho pero mi plan es---------------------


( Por razones argumentales todavía no puedo exponer el plan de Apolo. Sería destripar una trama importante para el lector)

-¿ Entonces? ¿ No saldrás? ( dijo Andy)
-¿ Con cuanto tiempo crees que dispondrás para desarmarlo todo desde fuera.?
-Eso no lo se… Lo importante por el momento es salir.
-Recuerda, chico que cuando estés fuera no podrás dar señales de tu plan.
-Tranquilo, me verás en las televisiones de la sala común.
- Espero…Entonces será cuando yo actúe.

Andy le sonrió… Apolo volvió a preguntar:

- ¿ a ella le has dicho algo ya?
- ¡No! Y no creo que lo haga.
- ¿ Y cuando llegue el momento?
- Pues me iré y ella se enterará después…
- Ten cuidado…
- Bah! Traquido. Confía en mí… es demasiado tonta.
- Por cierto…¿ A que hora venía?
- A las 3 y media… ¿por?

Apolo miró el reloj y eran las 4 de la tarde. Entonces mandó a Andy subir. Cuando el chico llegó arriba se encontró la puerta cerrándose poco a poco, como si alguien estuviera tirando de ella muy despacio y en sigilo. Andy se acercó muy en silencio esperando sorprender a alguien al otro lado pero cuando tiró de la puerta fuerte no encontró a nadie. Ni un alma que asomara por la calle. Entonces cerró y volvió abajo, hacia el sótano.

Pero la verdadera realidad es que Airine estaba escondida en uno de los setos. Se había enterado de todo. No la iban a llevar con ellos. Ello nunca había sospechado de aquello pero tenía todavía tiempo de correr a algún lado¿ pero a donde? No sabía si ir a casa de Alissa, si contárselo a Indiana o correr al despacho de Paul.
Ante todo necesitaba discreción. No podía decírselo a Indiana, porque podría cometer la pobre mujer alguna tontería. Además sabía que se iba al día siguiente a la zona B. Lo mejor era solucionarlo sin que ella pudiera entrometerse.

Se decidió por fin. Iba a hablar con Paul. El era jefe de seguridad, podría ayudarla.

El plan de Andy ahora corría peligro. Para Airine pronto se acabaría todo. ¿Como había podido ser tan tonta? ¿ Como podía haberse creído semejante tontería? En ese mismo momento se dio cuenta de que el deseo la había cegado tanto que no había tenido en su mente la mas mínima idea de que Andy lo engañaba. De pronto se detuvo por el camino y pensó que no podía hacerle eso. Lo quería demasiado. Dudó durante unos minutos y luego volvió a iniciar la marcha.


*18 de Septiembre 18: 00 horas.

Alissa decidió acompañar a Jack, Pierrot y Eva. Al fin al cabo era su responsabilidad. Eva había quedado con el hombre que le pasaba las drogas detrás del mismo restaurante de siempre; junto a los cubos de basura.
Y allí se encontraban. Nuestra protagonista y los dos chicos estaban escondidos al otro lado de la esquina esperando una señal de Eva. La tensión era palpable en el ambiente. No sabían donde se habían metido, ni tampoco querían pensarlo mucho. Se sentían unos delincuentes. Era algo tan irreal que estuvieran haciendo ese tipo de cosas con tal de ayudar a una “desconocida”. Pero allí estaban. Aquel hombre llegó por fin:

-¡Anda! Bella. ¿ Que tal? No esperaba verte tan pronto. Creía que vendrías mas tarde. ( dijo el hombre abriendo la compuerta del camión)

-No… Necesito llegar pronto a casa. ( temblando y nerviosa).
-¡Bien! ( El hombre la miró de forma analítica)
- tengo que decirle algo…
-¿ que? ( mientras buscaba dentro del camión la mercancía)

Aprovecharon para salir los tres ocultos. Entonces se metieron las manos en el bolsillo y sacaron unos pasamontañas que se pusieron rápidamente. Pero algo ocurrió entonces: Eva salio corriendo sin avisar. Eso no estaba en el plan. Eso no se había acordado. Jack y Pierrot comenzaron a llamarla a gritos y posteriormente salieron corriendo tras ella. Alissa se quedó sola y cuando el hombre salio de dentro del camión con una bolsa de cocaína ella le pidió que se quedara quieto. Alissa entonces se dio la vuelta y vio como Jack y Pierrot se paraban porque Eva había desaparecido. El hombre entonces cerró el camión rápido y se fue para la cabina, entró y cerró con el seguro. Comenzó a arrancar el camión. Alissa entonces se enganchó a la puerta y empezó a chillarle. La cara casi se le desencajaba.- ¡¡Sabemos quien eres!!- Decía. – ¡¡Sabemos quien eres!!- Y antes de que el camión la tirara dijo- ¡¡tendrás problemas!!- Y seguidamente cayó al suelo y al caer su tobillo se torció y no pudo levantarse. Jack y Pierrot llegaron al instante. No comprendían que había pasado pero todo eso le superaba. Alissa no podía levantarse por el dolor en el tobillo y ambos chicos tuvieron que cogerla y llevarla a casa. El plan había salido mal pero al menos aquel hombre se había quedado con la idea o con el susto de lo que debía o no hacer la próxima vez. Las cámaras habían captado a Eva corriendo pero la chica tuvo suerte ya que en ese justo momento Paul entraba en la sala de cámaras. Iba a dar ordenes. Airine ya había hablado con el y había que actuar tras una breve deliberación.

*18 de Septiembre. 19: 30 horas.

Alissa permanecía acostada en el sillón de la casa de los chicos. Todavía estaban impactados. ¿ Por qué Eva habría tomado esa decisión? ¿ Que tramaba?.

Sonó la puerta. Alguien tocaba. Jack se levantó a mirar por la mirilla. No reconocía a la persona que estaba al otro lado. Era Airine:

-¿ Está Alissa?
-¿ Quien eres?
-¿ y tu?
-Jack…
-Yo Airine.
Alissa escuchó la conversación desde el salón y dijo- ¡Dile que pase!-

Airine entró y buscando como una loca a Alissa se sentó a su lado y hablaron:

- ¡Alissa! ¿ que te ha pasado?
- ¡Dios mío! ¿ que te ha pasado a ti? Parece que has visto a un fantasma.
- Vengo de hablar con Paul… He escuchado esta misma tarde una conversación entre Apolo y Andy. ( rompiendo a llorar) Diciendo que me iban a dejar aquí… que…

Alissa entonces se incorporó de forma rápida y miró a Jakc y a Pierrot como su acabara de descubrir el mayor de los tesoros.

- ¿ Que? …
- ¡No me van a llevar con ellos! Sucio rastrero. No quiero saber mas de ese niñato…
- ¡¡ ¿ A donde?!! ¿ A donde no te van a llevar?

Entonce Airine se dio cuenta de que había mentido todo este tiempo a Alissa y a Indiana. Y que les había dicho que no se iban a escapar a ningún lado. El problema crecía:

-Alissa se que no lo he hecho bien.¡¡perdóname!!

Nuestra protagonista no cabía en su sorpresa. Se dio cuenta de que todo era una farsa.

-Entiéndelo. Yo también he sido engañada. ¡Ese niño ha usado mis sentimientos como fichas de ajedrez!¡¡Pero ya está solucionado todo… ¡¡He hablado con Paul, tiene un plan; Ha llamado a las unidades de seguridad para detener a Andy mañana cuando se vaya su madre…

Alissa miró a Airine con ganas de ahogarla allí mismo con sus propias manos pero admitió que la chica había reaccionado pronto. Aun así estaba muy enfadada con ella. Desde su punto de vista había sido engañada por su propio topo. Si lo miráramos desde un punto de vista mas objetivo podríamos decir que Alissa tenía sus razones para enfadarse pero que Airine había mentido por amor. Y por amor, ya se sabe que a veces se comenten locuras.
Alissa habló:

- Lo importante ahora es avisar a Indiana. ( intentando incorporarse)
- ¡No! Paul ha dicho que mejor no decírselo. Podría cometer alguna tontería. Como ir detrás de su hijo buscando una explicación o cualquier cosa.
- Lo importante es que ahora les llevamos un paso de ventaja. ¿no? ( dijo Alissa autoconvenciendose).¡Dios mío! Esto es una locura. Indiana se va mañana por la mañana. ¿ Como vamos a estarnos quietos aquí? Sin que ella sepa nada del asunto.

Jack y Pierrot preguntaron:

- ¿ Que pasa?
- Chicos. Cuando pase todo os lo contaré… No se como coño me he metido en tantos follones en un día. Así que cuando pueda recuperarme del susto lo haré y entonces flipareis.
- Alissa, dime que no cometerás ninguna tontería… ( Dijo Airine asustada)
- ¡Cállate! No puedo si quiera despedirme de mi amiga antes de que se vaya…¡Me debes una Airine! Cuando todo esto acabe hablaremos!


Alissa entonces se tumbó de nuevo y se puso a darle vueltas a todo. No sabía coo solucionarlo pero el hecho de que ella estuviera postrada ahí con dolor de tobillo y que Paul fuera a actuar solo era una señal de que debía estarse quieta. Pero no podía. Había sido confidente de Indiana y no quería dejarla así.


*18 de Septiembre 23:00

Indiana estaba en camisón en su cuarto mirándose en un espejo. La luz de la lamparita de la mesita de noche de reflejaba dándole un aire espectral. Estaba esperando que su hijo llegara a casa para darle la noticia. Tenía que contarle que Ellie seguía en Hades. Para aquellos que estéis leyendo adelanto que Andy no volvió a casa antes de que su madre se fuera. Volvió después. Pero eso es otro asunto que resolveremos mas adelante.

Y allí estaba Indiana. Esperando, con las maletas al pie de la cama. Sin sospechar nada. Se miró al espejo y movió los labios diciendo algo pero solo lo entendió ella. Debía acostarse. Faltaban 8 horas para despedirse de todo eso.

------------------------------------------------
Continuará…

viernes, 17 de septiembre de 2010

CAPÍTULO 10: ESTÁN ESPERANDOTE

CAPÍTULO 10: Están esperándote.

Faltaban apenas 2 semanas para que Indiana partiera a las zona B. Todo andaba en calma desde que Airine dejó claro que Andy no iba a escaparse de Hades. El buen tiempo se apoderaba de Hades. Septiembre entraba en todas las vidas de sus habitantes pero el calor placentero y su primavera sudafricana comenzaba a notarse.
Alissa se pasaba a visitar a Eva a menudo para ver como se encontraba. Jack y Pierrot decían que todo marchaba sobre ruedas. Alissa no sospechaba en ningún momento sobre lo que había ocurrido aquella noche que descubrieron a Eva con la droga.
Por otro lado Alissa aprovechó para tomar confianza con Paul. No hablaban de lo ocurrido aquella noche que se besaron, pero ambos sabían que si seguían viéndose era por algo. Lo malo es que tenían que hacerlo en secreto. Paul estaba vigilado constantemente por las cámaras de seguridad. Solo cuando tenía espacio libre quedaba con ella para hablar de muchas cosas. De vidas pasadas, pero siempre respetando el beso. Sin volver a repetirlo. Sin atrevimientos.
Pero ocurrió algo una noche. Emily los perseguía a ambos para ver que hacían. En secreto, desde las sombras. Pero fue pillada por Alissa, que la descubrió entre unos matorrales mientras Paul le formulaba una pregunta importante. –Alissa,¿ tu y yo que somos ahora mismo?- A la chica no le dio tiempo a contestar. Cuando vio a Emily, lo único que dijo fue- Oye esa mujer nos vigila- De forma rápida se solucionó aquel embrollo que se acababa de producir. Alissa y Emily incluso crearon una especie de amistad que las llevó a quedar para tomar café más adelante:

Y allí estaban. Una frente a la otra y el café. Emily hablaba:
- Y se mucho de aquello. Cuando Paul trabajaba veía mucho la televisión. Se que lo pasarías mal.
- Si. En serio… Me sentía a gusto con mi propia imagen, al menos durante unos años. Pero todo se me vino encima. Era como respirar un aire sucio. O respirar agua.
- Sensación de ahogo…¿no?
- Si…
- Se lo que es eso… y es muy duro.
- y lo peor de todo es que cuando quería salir de todo aquello no podía. Hasta que descubrí esto… que por el momento no se si me ayuda o no. (riendo).
- Dios mío. ¿Y piensas en la cantidad de gente que habrás dejado fuera?
- Intento no hacerlo. De hecho apenas he tenido tiempo de pensar mucho en mí misma.
- Habrás estado ocupada con Paul. ¿no?
- ¿Que? ( pregunto Alissa asustada por la pregunta)
- Con Paul, digo. No se… os lleváis bien…
- Si,pero ahí acaba todo.
- No se por que os empeñáis en mentir, te lo digo de corazón. Pero me refiero que no se por qué, es decir. Se que no podéis decirlo en voz alta pero a mí si podéis contármelo.
- No se a que te refieres.
- Bueno. Se que Paul está enamorado de ti. Y el sabe quien eres…
- ¿ y quien soy? ( preguntó Alissa de forma desafiante)
- Eres Afrodita… la diosa del amor, jajajaja ( riendo de forma resignada)
- Era, era, ¡Era! Ya no soy nadie.
- Lo eres. Eres su carne, eres su cara.
- Afrodita era rubia, tenia los ojos claro y era dulce. No soy nada de eso…
- ¿ Has oído hablar de la profecía autocumplida?
- Tengo una canción sobre eso… ( contestando de forma ágil)
- Escribías bien tus canciones, me gustaban.
- Gracias… ( pensando que toda esa conversación estaba siendo un disparate)
- Y esas ideas, esa mano que escribía las canciones, ¿no eran tuyas? ¿o También de Afrodita?
- Había una parte de mí en Afrodita, tengo que admitirlo. ¿ era lo que querías escuchar?
- ¿Y una parte de Afrodita en ti?

Esa pregunta le caló hondo a Alissa. No se había despojado todavía de sus demonios y empezaba a cansarse. El contrato decía perfectamente que todo se dejaría atrás. Comenzaría una nueva vida, pero no todo se olvida. Alissa no supo que contestar a esa pregunta entonces arremetió ella con otra:

-Sigues enamorada de Paul ¿no?

Ahora Emily era la que se quedaba sin palabras. Pero contestó:

-¿De verdad te importa?
- Si. Mira, no me siento como una rival para nada, porque para Paul no significo nada. Solo es un amigo, un amigo y nada mas. Pero antes de que te sientas celosa prefiero no inmiscuirme en nada.
- Yo no quiero que te sientas incomoda. Solo quería hablar contigo.
-¿Sobre que? ( preguntaba Alissa desesperada)
- Solo decirte que no quiero que Paul sufra. Quiero que sea feliz. Y quería saber si tu le ibas a dar esa felicidad que yo nunca supe darle.
- Puff, En serio… Paul y yo no somos nada. Solo somos amigos.
-¿ te ha besado?
-No… ( mintiéndole)

Emily entonces la cogió de la mano y mirándole a los ojos le habló.

- Escuchame, Alissa. Nunca llegarás a ser nadie en el mundo en el que ahora vives. Muchos hubieran matado por haber estado en tu lugar ganando millones, yendo de fiesta en fiesta sin tener que llevar ningún gasto ni una sola deuda. Y lo peor de todo es que parece que eso que muchos ansían tu lo llevas como una carga en la espalda de la que no te puedes desprender. ¿Crees que podrás salir adelante con un hombre a tu lado? ¿ llevando una vida sencilla? ¿ andando por la calle y que nadie te reconozca? Eso es despreciable. Nunca lleves esa vida si no quieres acabar mas muerta de lo que estás.
- Lo siento, pero no pensamos igual. ( Dijo Alissa cortándole)
- Ya. Espero que ningún día vengas en mi busca pidiendo ayuda porque no tienes ni idea de cómo se vive siendo una persona mediocre.
- ¿ Que ocurre?. ¿ que nunca has llegado a tocar el cielo y eso te jode?
- Solo digo que no hagas daño a Paul y no seas tonta. Arregla tus errores antes de que ellos te consuman..

Tras esa tensión hubo un silencio y Alissa, relajándose y echándose hacia atrás, apoyándose en el respaldo preguntó:

- Sigues enamorada de Paul ¿no? Antes no me has contestado.

Emily dejó caer una lágrima que acabó mezclándose con el café del fondo de la taza pasando desapercibida una gota de sal entre otras muchas gotas oscuras de azúcar. Después recogió sus cosas y salio de la cafetería.


Alissa salio de allí un poco nerviosa por lo que acababa de ocurrir, pero prefería no pensar en nada y se dispuso a descansar en casa un rato. Por el camino se encontró a Airine. Hacía ya varios días que no la veía y pensó que estaría bien preguntarle como iba todo lo relacionado con Andy:

-Va todo sobre ruedas( dijo Airine)
-¿Si? ¿No ves nada raro?
- Oh! No. Ya te dije. Andy es un buen chico y lo mejor de todo es que estamos congeniando de una manera fantástica.
-Ah ¿si? ¿Y que hacéis ahí abajo toda la noche?
-Bueno, está el señor Apolo. No hacemos nada. ( sonriendo)
-Me refiero a… ( poniendo los ojos en blanco) Si seguís buscando frecuencias de Onda por la radio.
-mmm si, claro. Además hablamos de muchas cosas. Es como un club. Además a Andy le sienta muy bien porque está triste por la partida de su madre.
-¿Pero eso te lo dice el? ( preguntando de forma sospechada)
-Si, bueno. Dice que… dice muchas cosas. Pero va a echar de menos a su madre.
-Bueno, lo que debería de hacer entonces es estar mas unido a ella. Indiana estaría muy agradecida de tener una muestra de cariño en su casa. Porque según dice ahora mismo son todo malas caras.
-Ya, se lo digo a Andy. Pero el está muy concentrado.
-¿ En que?
-Pues en nada, solo… que ahora mismo está descubriendo sus sentimientos hacia mí. No sabes lo que cuesta…
Alissa la miró y sonrió. Entonces se despidieron ya que habían llegado paseando hasta la puerta de casa.

Alzó la mirada hacia la casa de Jack y Pierrot pero no hallaba vida ahí dentro. Se preguntó donde estarían.


Jack y Pierrot se encontraban con Eva en la puerta del departamento de seguridad. Pierrot habló:

- Se que conoces perfectamente el paradero del hombre que te proporcionaba las drogas. Y el no haberlo encontrado me crea una especie de mal rollo. Se que has sido capaz de hacer cualquier cosa con tal de chutarte.

Jack interrumpió:

-Creo que lo mejor es lo que hemos venido a hacer hablar con Paul.
- Por favor ¡No! Alissa podría ser perjudicada. ( Dijo Eva desesperada)
-No te preocupes. Eva, tu no tienes culpa, algo ocurre y lo vamos a solucionar.
-Pero si no confiáis en Paul, como vais a creer sus palabras.
- Créeme. Se encontrará tan encerrado que tendrá que hablar.
-Por favor, no hagáis eso, me llevarán al hospital. Y no quiero… Os juro que os diré que día viene el hombre que me pasa las drogas. ( Dijo Eva de forma asustada)

Jack y Pierrot no le hicieron caso y 10 minutos después eran recibidos en el
Despacho de Paul:

-Bueno, y decidme ¿ como va todo esto?
-Bien, Paul. ( dijo Pierrot)
-Supongo que estarás al tanto de Los informes que te envía Alissa. ( recalcó Jack).
- Si, bueno, hablo mucho con ella. Le pedí que me trajera a Eva para hacerle unas preguntas y veo que os ha mandado a vosotros.
-No, no nos ha mandado ella.
-Bueno, entonces, mejor. Ya me dijo que estaba instalada en vuestra casa.
-Si. ( dijo Pierrot de forma sarcástica)

Paul se dirigió a Eva:

-¿Como te encuentras?
-Se encuentra bien. ( Contestó Pierrot de forma rápida)
-Se lo he preguntado a ella ( Dijo Paul con una mirada hiriente)
-Ya, perdón…
- Dime Eva ¿como te encuentras?

Eva dio un salto de la silla y se puso de rodillas llorando y gritando:

-¡Por favor Paul! ¡Por favor no me llevéis otra vez al hospital!¡Te lo pido por favor! ¡no hagas que me lleven al hospital otra vez!
-¿ Que? ( dijo Paul horrorizado)

Los dos chicos intentaron calmarla y sentarla en la silla de nuevo. Tras conseguirlo y darle un vaso de agua, Paul, que empezaba a sospechar de todo aquello comenzó a preguntar:

-¿ Que coño está pasando aquí?
- Teníamos que decírtelo… ( dijo Jack)
- ¿el que?
- Eva sigue tomando drogas. ( Dijo Pierrot)
-¡¿que?!
- La otra noche la pillamos metiéndose una raya, ¡a escondidas!
-Eva ¿ eso es verdad?
- ¡Si! ( llorando) Pero no tengo la culpa, estoy enferma.
-¿ Enferma? ( preguntó Paul indignado)
-Si, ¿que pasa? Tu no lo sabes porque nunca lo has estado. ¡Nunca nadie me ha prestado ayuda! ¡Nadie se ha preocupado por mí aquí, en esta maldita ciudad! ¡Es todo una encerrona!

-¿Como? ( preguntaba Paul impresionado)

-Paul, hablemos claro. Eva nos lo ha contado todo. Y tiene razón. No tiene ninguna culpa. Verás… Hay gente que le ha cobrado a ella dinero por venderle droga.
-Eso es imposible… ( Dijo Paul negándose rotundamente).
-No, no lo es. Paul, si sabes algo mejor que nos lo digas. Sabemos perfectamente que a Eva le han pagado por hacer trabajos estando ella enferma.

-Eso no puede ser…
-¿Ah no?
-No…
-¿ Entonces como consigue esa droga?
-No tengo ni idea, pero escuchadme. Se que… ¡Joder!

Paul miró a las cámaras que grababan en el despacho. Entonces como hizo con André y Corrina, cogió un papel y un lápiz y escribió:

“ Se que puede estar pasando eso. No os puedo ayudar. Si lo hiciera todo acabaría para mi e Hades”

Jack y Pierrot leyeron y contestaron:

-¿ Que se supone que significa esto?

Paul los miró fijamente y después contestó:

- Hay que hay gente buena y gente mala. Tened cuidado.
- ¿ Y que se supone que debemos hacer?¿ tomarnos la justicia por nuestra mano?
Paul contestó de nuevo:
- Tened cuidado…

Jack y Pierrot miraron a Paul atónitos. Eva, sin embargo sonreía de alegría y gozo. Su problema podía acabarse…


A la mañana siguiente, todavía estaba oscuro cuando sonó la puerta de casa de Indiana. Ella permanecía sentada en frente de la mesa con un café en la mano. Miraba al vacío.
Se levantó a abrir la puerta. Un hombre trajeado de raza negra permanecía con la mirada clavada en la todavía somnolienta mujer. Detrás de el, dentro de un todo terreno sin techo, permanecía Paul, que tenía cara de estar pensando en muchas cosas.

El hombre trajeado habló con una voz profunda y no muy amistosa- Están esperándote- Indiana cerró la puerta echando antes un vistazo al interior de su casa. Se montó en el automóvil. Saludó a Paul e intercambiaron unas palabras:

-¿ Que Paul? ¿ Demasiado Sueño?
-No, solo que no me gusta despertarme y ver que todavía no ha amanecido.
-A mi tampoco me gusta…
- Tienes ganas de ver tu nueva casa?
-Si… aunque es demasiado temprano…
- Mejor, así Hades no se entera de nada ( cambiando de postura en el asiento) Ni tampoco sus habitantes.

Paul miró a Indiana como con cara de miedo y luego cada uno se inmiscuyó en sus propios pensamientos.

Mientras, Andy despertaba al escuchar el ruido de la puerta cerrarse. Se levantaba y reaccionaba; Su madre no estaba ya en casa. Se la habían llevado a visitar la zona B, su futuro hogar. Entonces Andy supo que estaba el final cerca, todo se iba a acabar. De hecho estaba mas cerca de lo que el pensaba.

Había suficiente claridad para que se pudieran apreciar las gigantes murallas y vallas que se paraban La zona A de la zona B. Se abrieron las compuertas y entonces allí estaba, El cartel del Bienvenido a la zona B. Y todo parecía diferente. Había casas mas esparcidas por todo el territorio, mucho césped, unas farolas preciosas, unos caminos de tierra que eran protegidos por baldosas de color gris. En la Zona B todo era subir de categoría. Aquello no parecía Hades, sin embargo lo seguía siendo. Entonces el todoterreno paró e Indiana pudo ver a alguien de lejos. Era una chica que se acercaba sonriéndole a ella. No la reconocía. ¿quien podía ser? Estuvo pensando durante un tiempo hasta que se le vino un nombre a la mente. Sabía que cuando ella y su hijo discutieron, Andy no llevaba razón. Era Ellie, tan guapa como un ángel. Por fin podría decirle a Andy que esa chica estaba cerca. Lo que Indiana no sabía es lo que la presencia de Elli allí y por consiguiente que Andy la creyera cambiaba las cosas.



CONTINUARÁ…

miércoles, 8 de septiembre de 2010

CAPÍTULO 9: LAS MENTIROSAS

Capítulo 9: Las mentirosas.

Habían pasado 3 días desde que Airine había hecho ese trato con Alissa e Indiana.
Se suponía que Airine, la próxima vez que apareciera sería con noticias. Era de noche cuando la joven chica había avisado para contarles lo que había pasado. Las tres sentadas alrededor de la mesa donde Alissa comía todos los días:

-Al día siguiente de hablar, fui a casa del señor ese. Era de noche ya y ambos estaban reunidos. Pero toqué al timbre y abrió:

---------------------------------------------------------------------
Apolo permanecía detrás de la puerta mirando en la oscuridad con un solo ojo a Airine:
-¿que quieres niña? ( preguntó Apolo con desagrado)
-¿Hay algún tipo de contraseña para entrar? ( susurrando)
- ¿De que hablas?
- Andy ha entrado aquí y le has dejado pasar de primeras.
Apolo la miró con cara de angustia y entonces soltó un - ¡Joder- y después un – Pasa niña, tenemos que resolver un asunto- . Airine pasó. Todo estaba a oscuras salvo un sitio que parecía estar iluminado. Lo que parecía ser un sótano se extendía por debajo de la casa. Allí se encontraba Andy de espaldas guardando de forma rápida varios mapas y documentos. Andy se dio la vuelta y la vio aparecer a ella bajando las escaleras. Apolo bajó por una rampa que descendía junto a las escaleras. Andy reaccionó de momento:
-¡No! ¡Tu no!. ¿ Como mierda me has encontrado?
- ¿ Que ocurre aquí? ( preguntó Apolo observándose en su único ojo visible un aire de sospecha).
-Esta pesada me persigue a todos lados, eso pasa.
-¿ Como lo sabes? ¡No me has visto ni una vez!
Andy se acercó a ella desafiante.
-¿Que pasa? ¿que te tengo que mirar a los ojos para que veas que se perfectamente que me persigues? ( Le dijo el chico de forma chulesca)
- Andy, ¿por qué te persigue tanta gente? (preguntó Apolo en un tono de burla)
- No, veras; Esto es diferente. Esta chica me persigue solamente por fanatismo, o eso creo. ( Mirándola a ella)
- Le persigo por fanatismo… ( dijo ella de forma rápida)
- Bueno ¿a que has venido? ( preguntó Apolo )
- Andy ha pasado, quería saber que tramaba… Donde esté el quiero estar yo.
- ¿ Como? ( preguntó Andy sorprendido)
- Todo el mundo sabe que quieres escaparte Andy. Solo quiero ayudarte.
- No te preocupes, estoy bien ayudado. ( dijo el chico Sarcásticamente)
-¿ Entonces que tramáis aquí todas las noches? (preguntó ella con un aire de superioridad)
-A ver. (Apolo alzó la voz) Ya no te queda otra opción, ¿lo sabes?.
Andy miró a Apolo extrañado. Se sentía perdido. Apolo le contestó para aliviar su incertidumbre:
-Andy, dime,¿ que es lo que les decimos a la gente que se entromete en nuestros asuntos?
-Uhmm. “ O te unes o callas para siempre”
-Uhh, que terrorífico, ¿que sois?
-Nada que pueda interesarte. ( Dijo Andy)
-Por favor Andy, no estamos tratando bien a esta niña…
-¿ Niña?, por favor. Soy 2 años mayor que el. ( señalando a Andy)
-Perdón.( Dijo Apolo)Bien… Entonces ¿Te unes?... ( Un silencio se cristalizó en el sótano) ¿ O callas para siempre?

Airine se quedó callada durante un momento. Y luego contestó:

-Me uno…
-Bueno… Mañana ven a la misma hora. Pero nadie puede verte. Te explicaremos lo que ocurre.
---------------------------------------------------------------------------
Airine dejó de contarle la historia a Indiana y Alissa durante un momento. Momento que aprovechó Indiana para preguntar:

-Entonces ¿ Fuiste ayer por la noche?
-Si…
-Y te lo explicaron…
-Si…
-¿ Y que traman?
-¡Nada!( dijo Airine sonriente)
-¿que? ( preguntó Indiana extrañada)
-No traman nada… Mirad. Fui a la noche siguiente. Es decir, ayer. Lo único que hacen es captar ondas de radio con un aparato que tiene ese hombre.
-¿Para intentar salir? ( Pregunto Alissa)
-No. Solo para escuchar las noticias de Estados Unidos.
-¿Entonces no traman nada malo?
-Mire, Señora Warhol. Puede que me estén engañando a mí. Pero, ahora mismo estoy en su equipo. Y si voy a ir todas las noches, no creo que tengan tiempo de tramar algo. Acaparo todo su tiempo.
-Y dime…¿Quien es ese hombre?
-No lo se… ( Encogiéndose de hombros)

Alissa se alarmó, creyendo que la joven iba a delatar el nombre de Apolo. Indiana lo conocía y no quería llevarse un fiasco. Sin contar con la que se armaría si se llega a enterar.
-Bueno… Creo que… Deberías seguir yendo a sus reuniones. (Dijo Alissa intentando cambiar de tema) Deberías seguir ganándote su confianza. Confiamos en ti.
-Si, lo seguiré haciendo. Disculpe Señora Warhol. Se que el otro día no di explicaciones de por qué hago esto sin nada a cambio, pero creo que ya es hora de que lo diga; Bien, allá va; Su hijo, digamos que me atrae… Es un buen chico y no me gustaría que le pasara nada. Ale ya lo he dicho.

Indiana Sonrío y contestó:

-Bueno, no te preocupes, ahora que sabemos que no va a cometer ninguna locura puedes estar tranquila.
-Si, pero me gusta estar a su lado…
-No lo veo mal chica, pero no te acostumbres, es muy reservado y un mentiroso también… Bueno, creo que debería irme antes de que llegue a casa y sospeche.

Indiana salio de casa de Alissa. Entonces Alissa aprovechó para conocer mejor a Airine:

-Airine ¿ Quieres una taza de café?
-No, ya me iba… Lo que pasa es que esta mujer se ha ido tan de repente…
- Si, a mi también me ha resultado extraño. Pero es normal. Es su hijo.
-¿ Como es que tomas café a estas horas?
-mmm… el café a estas alturas es lo único que me relaja.
-No comprendo, pero da igual (sonriendo)
-Dime Airine¿ como llegaste a Hades?

Airine cambio la expresión de su rostro, intentado recordar como llegó. Pero no lo olvidaba, solo le costaba recobrar la historia.

-Puff, es complicado ¿sabes? Presencie un asesinato en plenas calles de Detroit. Fue algo espantoso. Solo tenía 16 años. Al parecer el asesino era muy peligroso y estuvo apunto de matarme…

-Dios, es muy triste…Siento habértelo recordado.

-En realidad es mejor, casi se me había olvidado que tengo una vida fuera esperándome.

-¿Y tus padres? ¿Como los engañaron?
-¿Engañarles? No, no los engañaron, ellos saben que estoy aquí…

Lo que la chica acababa de soltar por su boca dejó a Alissa anonadada. ¿Como podía ser que sus padres supieran que ella estaba allí?

-¿Como? ( preguntó Alissa aturdida)
- Mis padres accedieron la proposición de la policía y aceptaron que esto era lo mejor para mí. Esconderme.
-¿Y ellos no vinieron contigo?
- Iba a ser un cantazo… Ellos esconden el secreto de Hades. Digamos que son el tapón de la botella.
-¿Pero no vienen a verte?
- Los primeros meses creía que vendrían a verme pero llevo esperando años. No creo que vengan ya…

Alissa no podía dar crédito a aquello. Cuanta gente fuera de Hades sabría el secreto. ¿Cuanto tendrían que haber pagado esos padres por dejar a su hija allí sola, y por poder mantener el secreto sin peligro aparente?


-----------------------------------------------------------------------
*Había dos cosas que no supe hasta después. La primera es la conversación que tuvieron Apolo y Andy cuando Airine desapareció del sótano de Apolo la primera noche que se presentó allí. Y la segunda, la verdadera versión de lo que pasó entre ellos tres en el sótano la segunda noche que Airine fue a visitarlos. Lo que había contado la chica esa noche fue una mentira. Pero una mentira sin maldad. Seguidamente os relato lo que pasó en ambas situaciones.

SITUACION 1: La conversación entre Apolo y Andy justo después de la marcha de Airine del sótano.

Comenzó a hablar Andy:

-¿ Por que la has dejado que entre?
-Andy, ¿no te has dado ni cuenta?
-¿ De que?
-Esa chica está enamorada de ti…
-¿Y eso es lo importante?
-No, lo importante es que no se si sabes que últimamente está merodeando por aquí mucha gente ¿eso no te hace pensar?
-¿Pensar sobre que?
-Piensa…
-Lo siento, estoy demasiado… no se…
-Alguien ha enviado a esta chica para vigilarnos. ¿ No te das cuenta? El otro día venía Afrodita y resulta que casualmente de pronto viene Airine con aires de amistad. Tu mismo lo has dicho.
-Pero Airine me persigue desde hace ya…
-Pero no lo suficiente como para venir aquí y entregarse totalmente.¿ No crees?
-Puede…
-Andy, no se por qué no lo ves pero está claro. Es una espía…
-Supongo que si. Ahora que lo dices.
-Lo que pasa es que te he desmontado el ego con esto de que no viene a verte a ti…
-No diga tonterías.
-Posiblemente venga también por estar contigo. ¡Gánate su confianza! Hazla sentir bien. Que crea que tu la amas también, pero sin llegar a la adulación. Cuando la tengas en el bote podrás contarle el secreto, por que ya nos pertenecerá. Y seguro que si le pides que te guarde el secreto lo hará.
-Será divertido…pero podemos correr el riesgo de que ella lo cuente.
-Si, pero será un riesgo que debemos correr si o si.




SITUACION 2: Lo que ocurrió de verdad la segunda noche que Airine fue a visitarlos.
Airine llegaba al sótano. Apolo le decía que se sentara con Andy, que tenían que hablar. El de las sillas de ruedas y el parche en el ojo se dirigió hacia una mesa llena de mapas dejando solos a los jóvenes. Hablaba Andy:
-Airine, antes de contarte nuestro plan. Quiero decirte que ayer me comporté como un idiota. Perdóname.
- ¿tu pidiendo perdón? ¿que santo se ha dado la vuelta?
-No, en serio. Quiero que sepas que era una… prueba que tenías que pasar. Para entrar a nuestro club.
- ¿Pero ya estoy dentro no?
-Si, si. Claro… (hubo una pausa) También quiero que sepas algo. Ahora que perteneces completamente a mi equipo, decirte que tu también me pareces especial.
-Ay, lo imaginaba por eso siempre te hacías el duro…
-Siempre he sido muy tímido, y me cuesta expresar mis sentimientos. Pero cuando te noto cerca me pongo my nervioso y eres muy guapa.
-Oh! ( ruborizándose) No me lo esperaba de veras. Es decir. Si, me lo imaginaba pero no que te gustara de forma tan profunda( sorprendida).
-Pues sí. Lo malo es que aquí no podemos estar al cien por cien juntos. Pero cuando la misión se lleve a cabo podremos hablar de todo esto mas tranquilamente.
-Será un placer ayudarte, Andy…
Un silencio se perpetró y después Andy rompió el hielo.
-Bueno, nuestro plan es muy sencillo pero se puede complicar… ( Poniendo mapas de Hades encima de la mesa).Quiero que salgamos de aquí juntos, tu y yo.
-¿De donde?¿de Hades?
-Si. Para siempre. Lo llevaba pensando tiempo.
-¿Y el?( señalando a Apolo)
-Querida niña, Yo voy en silla de ruedas. Yo iré mas tarde. De otra forma.( dijo Apolo enigmáticamente)
-¿Todavía me llamas niña?
-Si ( contestó Apolo riéndose)

Andy interrumpió la conversación.

-Airine. ¿ Estas segura que quieres hacer esto conmigo?
-Si, si claro.
-No debes decírselo a Nadie. Es importante que no lo hagas.
-¿Pero cuando nos vamos?
- Eso todavía no te lo puedo decir… Por el momento nos dedicaremos a otra cosa. Tu te encargarás de reconocer los puntos de Hades donde no hay cámaras. En este mapa lo puedes hacer.

Andy le dio un mapa falso de Hades.

---------------------------------------------------------------------------------


*Como habrán podido observar no teníamos ni Indiana ni yo idea de lo que se estaba forjando allí. Y lo peor es que estábamos siendo engañadas por nuestra propia aliada.

-------------------------------------------------------------------------------


Al día siguiente, en Hades. André y Corinna permanecían sentados, una vez mas en el despacho de Paul. Pero esta vez iba a ser diferente. Corinna hablaba:

-Es muy importante Paul que nos ayudes a encontrarlo. No sabes lo importante que es. ( muy preocupada)

-Sabemos que debe de haber alguna manera. Paul. (dijo André)
-Lo siento, no os puedo ayudar. De verdad.
-Pero, ¿como puede ser eso? ¿ Estamos en un campo de concentración? ¿Nos queréis aislar de todo el resto del mundo? ¿ Tenéis miedo a que pensemos por nosotros mismos? ¿ Que pasa Paul? Confiaba en ti.
-Shh… Corinna. Por favor. Si se enteran que me pedís eso me puede caer una buena. Dejadme que piense…

Paul se dio la vuelta con el sillón giratorio. Su cara de tristeza lo decía todo. Perecía que se iba a poner a llorar. Lo importante es que André y Corinna no se dieran cuenta de su pena. Entonces se dio la vuelta y dijo-Hablad de cualquier otro tema ahora mismo mientras yo os escribo una cosa- La cara de Paul lo decía todo así que André comenzó a hablar sintiendose complice de lo que iba a hacer Paul:

-Entonces Paul. ¿ Como es que se rumorea que van a abrir nuevas salas de reunión en la sala común?, Sería curioso ¿no?.Muchas salas para poca gente. Deberíais cambiar un poco la organización de la sala común. Ofrecer cosas nuevas. Para atraer mas a los ciudadanos…

Paul escribía rápidamente en una nota algo. Entonces disimuladamente se la pasó a Corinna.

Justo en ese momento. En la sala de las cámaras había una pantalla donde se veía todo lo que grababa la cámara del despacho de Paul. El guardia que debía estar vigilando se levantaba a por algo de comer a una máquina expendedora así que ni siquiera vio como Paul le pasaba la nota al matrimonio.

Corinna leyó la nota. Y sonrío a Paul. Se la pasó rápidamente a André. En la nota ponía lo siguiente:

“ Hay una manera de encontrar a vuestro nieto. Pero dejad que el tiempo pase. Hay cámaras. Fingid.”


En ese momento todo parecía ser de color de rosa. Corinna sonreía a Paul con lágrimas en los ojos. Era difícil fingir. Antes de que los pillaran Paul reaccionó y dijo- Iros, por favor. No os puedo ayudar- ( guiñando un ojo)

Los ancianos se fueron de allí en silencio. Había buenas noticias. Solo había que esperar.

…………………………………………………………………………………………………………………

El día transcurrió de forma tranquila. Andy dormía en casa. Indiana se encontraba tranquila por saber que su hijo no tramaba nada. Alissa tuvo tiempo para dedicarse a sí misma. Parecía que las cosas en Hades volvían a solucionarse un poco. Al menos para sus realidades así lo era. Pero todavía quedaba un susto.

Se hacían las 12 de la noche. Hades dormía o comenzaba a hacerlo. Jack y Pierrot. Estaban en su cuarto, metiéndose en la cama y apagando las luces. Arriba en el desván, Eva estaba sentada en la cama.

Eva sacó de debajo de la almohada una bolsita llena de cocaína. El viaje hacia su casa no había sido en balde. Allí tenía droga guardada y no había dudado en volverse a enganchar. Abriendo la bolsa y vertiendo aquellos polvos en un espejo pequeño, se sentía sucia haciendo eso. Sobretodo cuando vio su rostro en el espejo donde iba echando la droga. Pero lo necesitaba. No era vital, pero si necesario.
Cuando se preparó para esnifar aquella raya que había hecho con agobio y nerviosismo se abrió la puerta del desván de golpe y subieron rápidamente Jack y Pierrot.

Pillaron a Eva. Ambos se quedaron atónitos. Jack habló:

-Eva… ¿por que?
-Dejadme, esto no es asunto vuestro.

Pierrot habló:

-Eva tendremos que tomar medidas con todo esto. Y no te van a gustar…

La chica se temió lo peor. Sabía de que medidas hablaba Pierrot: Llevarla al hospital de nuevo.



Continuará…

viernes, 3 de septiembre de 2010

CAPÍTULO 8: LA ESPÍA

Capítulo 8: La espía

Indiana abría la puerta de su casa a un desconocido. Era muy temprano y en Hades todavía ni había salido el sol. Mas tarde se encontraba en el despacho de Paul. Este estaba serio. El le hablaba:
-Todo tiene que llevar su protocolo, Indiana. Será difícil pero en muy poco tiempo te adaptarás. Según me han dicho podrá tu hijo hacerte visitas.
-¿ El no puedes venir conmigo?
- Uhm El tema… Bueno, sabía que lo sacarías. ( Ordenando los papeles de la mesa de forma nerviosa). Verás, no. No puede ser. No me preguntes por qué… pero no.
-Pero se supone que tu eres el alto cargo aquí Paul. Deberías tomar decisiones de ese tipo.
- No, verás… Os confundís. Soy encargado de seguridad( explicándoselo todo como su fuera la primera vez que le hablaba). Otra cosa muy diferente es el papel de director de la zona A. ¿Comprendes? Yo me encargo de que estéis a salvo y que nadie cometa ninguna locura. No controlo quien entra y quien sale, ni que se deja de hacer.
-Comprendo…
-Indiana, lo sabes de sobra. Hace poco tu hijo intentó escaparse…Estuvimos hablando en este mismo despacho. Lo mejor es que sea así, como está ocurriendo.
Indiana miró por un momento a Paul y luego se le saltaron las lágrimas. Habló sollozando:
- Creo que he sido una buena madre… Lo que este lugar me ha permitido. Se que mi hijo es un enemigo para vosotros, pero no quiero que le hagáis daño. Porque si me entero que alguien le hace daño juro que será el fin de todo esto.
- Indiana… Sabes que puedes confiar en nosotros.
- Paul, en ti puede que confíe pero en el resto no, pero no por nada, sino por el simple hecho de que con el único que puedo tener un “ face to face” es contigo y aprecio tus expresiones, puedo ver si mientes. Sin embargo con el resto solo me comunico por cartas. Bueno, se comunican ellos conmigo. Se que eres una buena persona pero lo que haces no lo estás haciendo bien y algún día te darás cuenta, cuando todo esto se te vaya de las manos… si no se te está yendo ya.
- Indiana… tu hijo no podrá irse contigo. Lo siento, y no puedo decir nada mas… Pero te diré una cosa…

De pronto entró un guardia de seguridad que miró a Indiana y le dijo a Paul que necesitaba hablar con el. Indiana tuvo que despedirse. El guardia entró y le habló a Paul:

- Paul, ¿ que coño te pasa? ¿ Donde estuviste metido anoche?
- ¿ Que? Nada…¿ Quien me sustituyó?
- Sean…
- ¿ Entonces que problema hay?
- Los cámaras te vieron tambalearte frente la plaza y posteriormente cerca de donde vive esa tal Alissa.
- Bebí mas de la cuenta… ( frotándose la cara) pero eso no es asunto tuyo…
- Bien Paul, sigue bebiendo y relacionándote con esa gente… hace poco vi como esa chica e Indiana hablaban, quedan juntas, además que todo se ve por las cámaras.
- ¿ Y que haces tu en la zona de cámaras?
- Yo nada, Paul, pero sabes que esas cosas se comentan.
- Ya, pues trabajad más y comentad menos…
- Paul… Soy tu compañero y amigo…
- Déjalo en compañero… ( interrumpiendo al otro)
- Pero la próxima vez tendremos que tomar cartas en el asunto, uno de nosotros no puede mantener relaciones amistosas con los habitantes. Lo sabes de sobra.
- Se lo justo…y lo sabes; como tu…
- Solo te digo que no le hemos dicho nada al jefe pero la próxima tendremos que tomar cartas en el asunto.
- ¿Tendremos? Jajajaja ( Riéndose a carcajadas) Perdona que me ría pero tendrán, en todo caso. Tu, perdona que te lo diga, eres un simple peón de guardia. Yo soy la torre que te vigila y como no cumplas, única y exclusivamente con tu trabajo te abriré un expediente. y ten-dre-mos que tomar medidas.
- Oye solo te aviso… allá tu…
- Vete de mis despacho… y ponte a trabajar…Hades se está despertando ahora mismo…

El hombre salio del despacho y antes de cerrar la puerta lo miró con cara de desafío.

Paul se relajó en su sillón y se fue quedando en blanco hasta que de pronto recordó algo que ocurrió hacía una semana. Era una sala grande, con una mesa enorme donde había sentados 4 hombres y el. Todos estaban trajeados. Era dentro de Hades. Los cuatro hombres que permanecían sentados eran los siguientes: El director de la zona A, el director de la zona B, el jefe de seguridad de la zona A y el director ejecutivo, jefe y dueño de Hades. La máxima autoridad, la máxima figura. Una figura que para los lectores por el momento será tachada de la historia, no existirá para vosotros, haced como si no estuviera en esa sala. Sabréis que existe pero no aparecerá. Siguiendo con el recuerdo de Paul, la conversación en esa sala era la siguiente:

- Entonces, yo como encargado de la zona B tendría que ser el que decida si el niño va con ella o no.
- Creo que no es lo mas acertado…( dijo el director de la zona B)
- Bien, como veis, tanto yo, jefe de seguridad como el director de la zona B nos lavamos las manos en este asunto. Es de vuestra zona y vosotros decidís.
- Creo que lo mas acertado es que el niño quede en vigilancia hasta que sepamos como va a resolverse el asunto…( dijo el director de la zona A) .Por el momento no hemos tenido ningún intento más pero suponemos que estará vigilado todo el tiempo, ¿ no Paul?

Paul estaba envuelto en una pompa en la que se encontraba aislado de cualquier conversación, pero eso ultimo si lo escuchó y reaccionó:

-Por favor, que pensáis que soy,¿ Hitler?; Nuestros agentes de seguridad rodean la ciudad y patrullan muy de vez en cuando por la ciudad. Somos la seguridad, velamos por ellos no les atacamos.

-Ya pero no nos negarás que es un asunto delicado.

-No, no os lo niego pero creo que es menos de lo que creéis que puede llegar a ser.No se, es solo un crío, dudo que llegue la sangre al río.

.---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Paul volvió en sí. No sabía por que había recordado eso pero lo tenía atrapado. Aquel tema. Realmente tenía miedo que le pasara algo a ese chaval. Pero ¿ que podía hacer? Se había planteado tantas cosas en ese momento. En cierto sentido comprendía a ese chico pero no podía dejarlo escapar. Se acabaría todo. Además de que eso era una locura.
El revuelo en su cabeza quedó interrumpido por alguien que tocó a la puerta de su despacho. Aparecieron André y Corinna. A Paul le sorprendió. Corinna habló:

-Se que es muy temprano pero necesitamos hablar contigo. ¿ podemos pasar?
Paul se lo pensó y luego les dio permiso para pasar.
- Bueno, diganme que les trae por aquí.¿ ha ocurrido algo?
- No, no Paul no te preocupes ( dijo Corinna) Solo tenemos una consulta que hacerte.
- Bueno, vosotros diréis.
- Bueno no se como empezar…
- Pues cariño, por el principio (dijo André)
- Verás… tuve un sueño,Paul,… ( indecisa)
- Paul… Antes que nada, te pedimos comprensión.
- La que haga falta…

Corinna entonces se armó de valor y habló sin tartamudear.

-Paul creemos que tenemos un nieto que sigue vivo…
- ¿que? ( extrañado)
- A ver … Sería mucho pedir…
- Espera ,espera… ¿ Un nieto? ¿Aquí en Hades?
- No … verás… Teníamos una hija que murió cuando nosotros apenas llevábamos aquí meses.
-Ya, recuerdo aquello.
- Estaba embarazada cuando nosotros nos fuimos. Y aquí nos comunicaron que en su muerte perdió al hijo que llevaba dentro. ( Corinna estaba emocionada).
-Pero creemos que sigue vivo. ( Dijo André)
- ¿ Como? Siento decirlo pero si dijeron que ese bebé había muerto dudo mucho que esté vivo.
-Paul… es distinto… nosotros creemos que sigue vivo. No dejamos de ver señales por todos sitios desde hace un tiempo.

Paul se levantó y poniéndose de espaldas a ellos se frotó la cara de desesperación, esa mañana estaba siendo dura. Entonces se dio la vuelta:

- A ver, una pregunta ¿ venís aquí a consultarme como psicólogo, o como jefe de seguridad?
- Podría ser por ambos bandos ¿no? ( dijo André)
- Ya… si claro… lo siento pero no puedo ayudaros esa información es la única que tenemos. No se que mas deciros…
Las caras de ambos ancianos eran de desesperanza. Habían entrado con una cara diferente a la cara con la que salían, pero tampoco podían esperar otra cosa. De hecho solo iban por probar.
El día en Hades pasaba. Alissa se pasó casi toda al tarde en casa durmiendo y pensando en todo lo que había pasado la noche anterior. Paul le había dicho que la amaba, El señor Apolo le había dicho que Hades guardaba un secreto y que iban a crear un complot contra ese lugar y Jack y Pierrot les habían pedido que vigilara a Eva. En efecto, no quería hacerlo, se sentía tan tonta obedeciendo ordenes, además de que otra vez se estaba descuidando de ella misma que al fin al cabo era para lo que ella había ido a Hades: Para cuidar de si misma.
Esa tarde Jack y Pierrot decidieron hacerle una visita para hablar sobre el tema de Eva. Le recordaron a Alissa que ella era la encargada y que ellos lo único que hacen es tenerla allí. Alissa lo asumió en seguida pero pidió paciencia. – En algún momento os lo contaré- decía Alissa para relajarlos pero realmente lo único que hacía era ponerlos nerviosos. La conversación terminó con un- por favor, investigad por vuestra cuenta y ya os devolveré el favor- Jack y Pierrot accedieron. Suponían que al fin y al cabo podían percibir que Alissa no era una mala persona pero en sus adentros sabían que realmente la veían mas como Afrodita, esa musa a la que ambos adoraban, y menos como la persona que realmente era.

Entonces la noche cayó en Hades. Fue un día muy extraño. Jack y Pierrot se mostraron esa noche muy receptivos con Eva. Ella preguntaba por Alissa, hacía preguntas cada vez mas comprometedoras y los dos chicos se esforzaban por parecer que no sospechaban de ella.
Permanecían ya acostados cuando Eva apagó la luz para dormir, pero no cerraba los ojos. Escuchaba como los dos muchachos cuchicheaban en la planta de abajo. Al rato se callaron las voces y Eva se levantó. Sin hacer ruido se cambio el camisón por la ropa y bajó las escaleras del desván muy lento. No quería que nadie la escuchara. Entonces se dirigió a una ventana, la abrió y se asomó al exterior para medir distancia desde donde estaba hasta el suelo. Sería una caída fuerte pero ya lo había hecho antes.
Saltó. Hizo un ruido bastante fuerte lo que hizo que Jack se despertara de golpe pero luego volviera a quedarse dormido.
Eva tenía intenciones de ir a su casa pero no la podía ver nadie. Como un fantasma se deslizó por las sombras que surcaban las casas. Estaba extasiada. Ni ella misma sabía muy bien cual sería el resultado cuando llegara a su casa. Pero la adicción le podía y no dudaría en buscar algo que le quitara la sed. Se sentía una vampiresa, como en Las crónicas vampíricas. Ese libro que había regalado a su hermana, que tanto le gustaba a esta y que tanto odiaba Eva.
Sin mas remordimiento avanzaba y avanzaba, su casa estaba cerca pero parecía estar tan lejos que sentía que iba ver el sol en el cielo. Y se perdió definitivamente en la oscuridad.
Alissa permanecía con los ojos como platos frente a la puerta de su casa. Esperaba a alguien a quien había llamado. Estaba tan nerviosa que el corazón quería salírsele del pecho. Sonó el timbre. Entonces abrió. Indiana Permanecía en el umbral de la puerta asustada. Alissa la cogió del brazo y la metió de un tirón dentro de la casa. Miró a ver si alguien vigilaba pero no halló a nadie. Justo cuando cerró la puerta fue cuando Eva saltaba de la ventana de casa de Jack y Pierrot. Por unos segundo Alissa la hubiera pillado merodeando pero no fue así.
Una vez dentro de casa empezó una conversación. Empezaba Indiana:
- Alissa ¿que ocurre?

La mirada quieta de los ojos de Alissa sobre los ojos de Indiana delataban una tensión que iba acompañada un pequeño temblor en el ojo derecho.

- ¿ Andy te ha visto salir de casa? ( Acercándose a las ventanas y bajando las persianas una a una)
- No, ya está fuera, ¿y por que no has venido esta noche a seguirlo? Estoy preocupada.Duerme por el día y sale a la noche… ( buscando en un bolso que llevaba un pañuelo, deduciendo así que iba a ponerse a llorar en cualquier momento)
- Verás…( Al bajar la ultima persiana se pudo apreciar desde el ángulo del lector una cara siniestra observándolas desde fuera, en la calle. Parecía un fantasma por la palidez que presentaba. Pero ni Alissa ni Indiana se dieron cuenta)hay ciertas cosas ( con la voz entrecortada) que pasaron anoche y que debes saber.
- ¿A que te refieres?
- A que te sientes por favor…
- No, no me pidas que me siente por que no lo haré… Siéntate tu…
- No, no puedo ( dando vueltas por el salón)
- Pues ahora me entiendes a mí….
- Bueno, me refiero a que Andy anoche se dio cuenta de que lo perseguía. ¡te juro que no se como lo hizo pero se dio cuenta!
- ¿ Como?
- No lo se…Dios… A ver… tiene un aliado.
- ¿ que? ( extrañada)
- Tiene alguien que… se está aliando con el…
- ¿ Pero aliarse para que? ¿ Te refieres a alguien que le está siguiendo el juego?
- O alguien del que está aprendiendo…
- ¿ Es alguien que conozco?
- Mmm No ( mintiendo) no lo conozco ni yo… es alguien de lejos…
- Hades no es muy grande…
- Ya pero no conoces a todo el mundo de Hades,¿ no Indi?
- No… ( quedándose satisfecha con esa respuesta)
- Entonces… no pierdas la compostura. Solo te estoy informando…
- Ya…( parándose a pensar) es difícil ¿sabes?.
- Ahora es un marrón Indiana porque no podré perseguirlo más. Ahora el será el que me vigile a mí… De hecho no me extrañaría que en este mismo momento estuviera observándonos u oyéndonos desde fuera.
- ¿ tu crees? ( asustada)

De pronto se escuchó un ruido fuera. Ambas se alarmaron. Alissa entonces se deslizó hasta la ventana de donde provenía el ruido. Ambas quedaron en silencio esperando un sonido que llegaría en cualquier momento. Entonces un ruido muy fuerte las asustó, haciendo que ambas se sobresaltaran y las alarmó. Alissa, con los ojos mas abiertos de los que los tenía antes hizo gestos a Indiana queriendo decir que iba a subir la persiana.

Alissa de pronto subió la persiana con brusquedad y abrió la ventana pero no había nadie al otro lado. Cerró rápido y en silencio. El vacío sonoro se respetaba hasta que hubo cerrado bien del todo. Entonces Indiana habló:

- Habrá sido algún animal( susurrando) Aunque aquí en Hades…
- Indiana, te iba diciendo que no puedo seguir haciendo esto.
- ¿ y si me pregunta Andy?
- No creo que sospeche de mí… por lo que dieron a entender creyeron que yo lo había hecho por mi cuenta…
- Ya, ¿ pero y si me pregunta?
- Dile que no,que tu no sabes nada…( yendo a la cocina a por un vaso de agua) Además si trama algo que te quiere ocultar no creo que quiera delatarse preguntándote… Piénsalo bien. Tras esa pregunta vendría una tuya que sería intimidatoria para el.
- Ya,pero dime¿ Cual es su plan?
Alissa había llegado con el vaso de agua bebiendo.
- Lo siento. No lo se. No me dieron la oportunidad de saberlo. Solo me preguntaron si quería unirme…
- ¿ Unirte?
- Si…
- ¿Crees que habrá mas personas metidas en ese asunto? Sea el asunto que sea…
- No se sabe. Visto lo visto cualquiera sabe lo que se está tramando en las noches de este sitio. ¿ Sabes que es lo peor?, Que ni siquiera he tenido tiempo de confiar en este lugar.
- Si te sirve de consuelo, yo ahora mismo no confío en nadie…
- Lo mejor es que pase un tiempo y volvamos a tomar las riendas de esto mas tarde.
- ¿ Cuando? .¡Yo me voy en un mes!
- Dios mío.¿quien me llamaría meterme en esto?
- Alissa, Gracias… ( secándose el sudor de la frente)
- No te preocupes, si hay alguien aquí que tiene culpa soy yo, que dejé que me viera…
- Supongo que es normal, no está una acostumbrada a perseguir a gente.
- Puff..

El timbre de la casa sonó. Alissa fue con sigilo y abrió. Era una chica joven, morena, tenía como mucho 21 o 22 años. Su mirada perdida podían decir mucho sobre ella. Entonces habló:

- ¿Puedo pasar? (sonriendo)
- ¿ Quien eres?
- Uy, perdón, me llamo Airine, encantada.
- ¿ Que quieres?
- Deja me pasar por favor. No debería hablar de lo que quiero aquí fuera.
- Lo siento chica, pero no te voy a dejar pasar sin saber nada de ti…
- Escucha, si quieres saber que es lo que trama Andy mejor déjame pasar. ( explicó de forma seria)

Alissa la dejó pasar sin dudar apenas. La chica entró y se sentó en un sillón.
Se presentó a Indiana. Esta le preguntó:

- ¿ Quien eres? ¿ Amiga de Alissa?
- No, la acabo de conocer,igual que a ti.
- Si, eso veo…

Alissa miró fijamente a Indiana pero hizo un gesto de duda. Ninguna tenían ni idea de quien era.
-Siento presentarme así sin avisar, pero no he podido evitar escuchar. Verán… Hace tiempo que se lo de Andy, bastante gente en Hades lo sabe. Yo en especial. Me puse a observarlo. Se que suena raro pero alguien queriendo salir de Hades con tanto entusiasmo me pareció de lo mas extraño. Este es un buen sitio ¿no?
La chica se le quedó mirando a las dos que permanecían con la boca abierta. Esperaba una respuesta. –Si- dijeron casi al unísono pero un poco confundidas.
-Observo la situación, pero hasta hace unos días no he podido saber nada del tema. Entonces es cuando de pronto, una noche cualquiera veo que alguien me ha quitado el trabajo ( mirando a Alissa).Encontré a Alissa como una desesperada, persiguiendo a Andy;¡Algo debía estar pasando! Y supe por la forma de salir de Alissa de la casa de aquel hombre que no había recibido buenas noticias. Entones os he investigado a ambas, lo que me ha llevado a aquí.
-¿ Que? ( Dijo Indiana muy sorprendida)
-No he podido evitar escuchar la conversación desde la ventana. Me habéis asustado subiendo la persiana tan fuerte y he decidido tocar al timbre y aclarar las cosas ( sonriendo de oreja a oreja)
- ¿ Y que quieres de nosotras? Este tema es algo que debería guardarse en secreto y ahora resulta que lo sabe alguien más… ( Dijo Indiana con indignación)
-No, no… Os equivocáis no vengo a pediros, vengo a ofreceros.
-¿El que?
-Vosotras ganáis y yo gano.
-¿ Pero el que? ( preguntó Alissa muy nerviosa)
- Andy no me conoce. Yo investigaré lo que el y ese hombre traman. Yo también tengo miedo, como vosotras, de que Hades se acabe.
-¿ Y como lo vas a hacer?
- He escuchado en vuestra conversación que a Alissa les ha pedido que se unan a su grupo. Yo también provocaré que me formulen esa pregunta, casi de forma accidental.

Alissa e Indiana se miraron, algo extraño había en esa chica pero era el momento de reaccionar,o esperar a que cualquier cosa o desgracia pasara. Y aceptaron el favor que esa noche se les presentó. El asunto de investigar ya lo tenían resuelto de nuevo. Ahora solo quedaba esperar.


Continuará…