lunes, 30 de agosto de 2010

CAPÍTULO 7: Dueña de la noche, Esclava de Hades.

Estaba atardeciendo. Paul aprovechaba los últimos rayos de sol del día. Su mujer, Emily, permanecía acostada sobre su pecho, durmiendo. Eran jóvenes, tenían mucha vida por delante, acababan de casarse.
Paul había comprado esa casa junto al mar en el que ambos vivirían. Ella siempre quería una casa junto al mar.
Paul trabajaba en la CIA. Podía permitirse vivir lejos de todo.
Pronto amueblaron la casa. Emily estuvo cerca de 6 meses pensándose como decorarla. Mientras Paul resolvía un trabajo que le supuso una inversión de ganancias bastante mayor; Y ahí comenzó todo: Con los meses adquirieron una extensión de playa que hicieron privada para ellos solos. Ambos paseaban las mañanas por la orilla. Las comidas se hacían exquisitas, un cocinero partícula se encargaba de la comida casi siempre. El dinero fue haciéndolos felices, o eso creían ellos. No es que se dedicaran mucho tiempo como pareja pero permanecían constantemente juntos.
Sus familiares dejaron de saber de ellos; Paul comenzó a recibir llamadas de trabajo pero el aceptaba las que menos tiempo le suponían estar lejos de casa. Emily no aguantaba estar tanto tiempo sin el.
Emily pedía casi cualquier capricho a su alcance y el se lo concedía. Estaban enamorados. El lo sacrificaba todo durante años por ella. Ella no podía hacer otro sacrificio que agradecérselo. Los afectos se limitaban a los momentos oportunos, que en su caso cada vez eran menos. Sus vidas se llenaron de una felicidad que era vacía, era superflua. Ambos lo sabían y lo único que hacían eran echarse mas tierra encima.
Paul recibía menos trabajo y con lo cual sueldos mas bajos. Pero Emily seguía pidiendo y el, apoyándola, seguía gastando. Sus conversaciones cada vez eran mas escuetas cuando andaban por la playa:
*1987---------
-Se que quieres comprar ese barco, pero ahora no me lo puedo permitir Emily
- Ya… pero ahorraremos… y los compraremos…
- No se trata de eso. Podríamos ser felices sin un barco…
*1988-----------------
- Tendremos que despedir a Alfred. No puedo permitirme pagarlo
- ¿Ah no? ¿ y quien cocinará ahora? Tu no sabes Paul.
*1999------------------
- Creo que deberíamos separarnos. Ya no hay nada que nos una…
- Eso es lo que llevas pensando desde hace un tiempo, ¿no Paul?

Se distanciaron como pareja. Paul dormía en un cuarto y Emily en otro. Todo se había vuelto frío.
Una mañana Paul recibió una llamada de la CIA. Le pedían asistencia a una conferencia que instruía el gobierno para ellos. No le dijo nada a Emily y no volvió hasta el medio día. Cuando entró por la puerta, sonriendo se encontró a Emily de pie en el salón, con los ojos llorosos y con 3 maletas pegadas a sus pies:
- Emily, cariño, ¿a donde vas?
- Me voy Paul, se lo poco que nos importa esto ya…
- Espera… siéntate, vengo de un sitio... Tengo que explicarte algo.
- ¿ Para que?
- ¿Siempre has confiado en mi no?
- No tanto como te crees.
- Hagamos una cosa. Siéntate, te lo explico todo y cuando termine tu decides…
Emily se sentó
- Tengo un nuevo trabajo…Bueno, todavía no lo he aceptado pero tengo que llamar hoy mismo. Es inminente.
- Sabes que tus trabajos ya no son lo que eran.
- La CIA está en un momento de máxima expansión y el gobierno nos ha encargado a algunos agentes un trabajo especial, secreto.
- ¿ De que se trata?
- Al parecer a un loco le ha dado por montar una empresa. Bien. Al parecer está teniendo mucho éxito pero nadie sabe en que consiste…. Bueno… se que ayudan a las personas a acomodarlos en una ciudad, my lejos, fuera de lo que son sus vidas anteriores. Es como empezar una nueva vida.
- Pero… ¿ cual es tu cometido?
- Me han ofrecido ser jefe de seguridad de una de las zonas de la ciudad…
- No…no lo entiendo. ¿Como se ha querido el gobierno inmiscuir en algo así?
- No lo se… es de locos, pero Emily, tenemos que intentarlo. Sería empezar de nuevo, vivir en otro sitio diferente. No cobraría pero en esa ciudad te lo dan todo gratis.
- Suena todo tan… raro, Paul, no se si fiarme.
- Tranquila es una misión pacifica. No se cuanto durará pero sería impresionante. ( entusiasmado)
- Paul… tengo que pensarlo.
- Tenemos tiempo de pensarlo allí ( mirándola a los ojos) Si queremos podemos volver.
Emily lo miró durante un momento y se le saltaron las lagrimas.
- Paul, ¿en serio crees que esto nos ayudará?
- Emily, cariño, siempre te he querido. Olvidemos lo que nos ha pasado y comencemos de cero. ( cogiéndole de las manos)

Emily dudó durante un segundo pero vio sus maletas hechas y dijo que sí a la petición de Paul .

- Dime Paul, ¿ como se llama la ciudad?
- No lo se cariño, me lo han dicho pero tiene un nombre raro…

----------------------------------------------------------------------------------------
Era el presente. Paul volvía en sí después de recordad como llegó con Emily a Hades. Ambos permanecían en un restaurante de Hades cenando. Emily hablaba:

- Y se que yo he tenido culpa Paul, pero no debías de haberme cogido del brazo así. Ya van dos veces que me ignoras por completo cuando voy a verte creo que …
- Emily, ¿cuanto tiempo llevamos aquí? ( pensativo)
- Once años, Paul…
- ¿ Las cosas han cambiado?
- Paul, Sabes que esto fue un desencanto…
- Shhhh, habla mas bajo. ( inclinándose hacia ella y mirándola a los ojos)
- Mira, no se que sentido tiene esto…
- ¿ el que?
- Esta cena de reconciliación; Tu aquí tienes tu vida, Paul Y no se por que fui a hablar contigo aquel día sabiendo que llevamos 2 años sin hablar.
- Emily. Te quiero hacer una pregunta. Pero antes serénate…
- Estoy tranquila Paul.

Paul entonces gira la cabeza y le pide al camarero una botella de vino.

-A ver… Muchas veces has venido a mi despacho pidiendo una explicación. Quieres salir de aquí , Emily, pero todavía no sabemos, ambos, que los lo que ocurre. Mi pregunta es entonces: ¿ Sientes rabia por mí o sientes miedo por los dos?

- ¿ Rabia en que sentido? ( aterrada por la pregunta)
- En el sentido en el que lo nuestro se acabó… y ambos lo sabemos…
- Fuiste tu quien dijo que todo esto nos ayudaría…
- No me equivoqué… durante años…. ( recordando) Pero pronto te volviste celosa, Emily y quisiste tirar por tierra todo… Contesta.
- Se que siento rabia por ti… ( llorando) Te odio en lo mas profundo de mi ser. Es una rabia que tengo dentro de mi pecho. ¡Me vine por ti ,Paul! Sacrifiqué mi vida un día en el que me iba de nuestro hogar.
- Ya… ¿ y no sientes miedo?
- También. Se que temo por nosotros… y todavía te amo.
- Ya… ¿ y que solución podemos darle, Emily?
- La que llevo pidiéndote todo este tiempo, que nos vayamos de aquí…
- ¿Y que? Eso supondría empezar de nuevo, tener unos años maravillosos y luego recaer en una espiral imposible… Además hay una serie de cosas que tenemos que sacrificar si queremos salir de aquí… Cambiar de nombres, cambiar de trabajo, vivir en un país que no sea Estados Unidos… Y todo para nada…
- ¿ Entonces?...
- Entonces caso cerrado Emily. Tu con tu vida y yo con la mía…¡Me voy!

Paul se levantó y salio del restaurante, pero antes de hacerlo giró la cabeza y vio a Emily en la mesa mirando hacia abajo.



Alissa, permanecía a oscuras en su casa. Llevaba unos pantalones vaqueros oscuros y una camiseta negra. No sabía como había llegado hasta eso. Habían pasado dos días desde que habló con Indiana y desde entonces no había parado de darle vueltas al asunto. ¿ pero que pensaba que iba a hacer? ¿Ser la justiciera de Hades? Era todo tan confuso, pero ahí estaba, preparada para perseguir a Andy. Eran las 12 de la noche y la seguridad nocturna tomaba las riendas de las calles de Hades. No solían patrullar a no ser que lo pidieran expresamente.

Su trabajo era perseguir a Andy hasta no sabía donde y después conocer sus trabajos. Lo había observado la noche anterior. Siempre salía a las 12 y media de casa pero no se había atrevido a perseguirlo. Todo fuera por Indiana, por ella. Por la gente que conocía en Hades.

Eran las 12 y cuarto, tenía que salir de allí. Cerrando la puerta miró que no había luna todavía. La noche se hacía mas oscura. Aunque muchas farolas poblaban las calles en la zona residenciales se podía percibir mas oscuridad.

Andaba firme pero mirando para todos los lados. Sabía que podía encontrarse con alguien perfectamente pero no dudaba en seguir hacia delante. Pronto llegó a casa de Indiana. Saltó el porche y se asomó a la ventana. Indiana estaba asomada, entonces Alissa le hizo un gesto de aprobación e Indiana se lo devolvió y se apartó de allí. En ese gesto Alissa pudo observar como Andy bajaba las escaleras y salía de casa. Entonces esperó a que el chico se perdiera en las sombras y comenzó a andar detrás de el. Durante unos 5 minutos pudo seguirle la pista pero de pronto hizo un giro inesperado dirección a la plaza donde daba a todos los comercios y a la sala común. Había gente andado pero no lo suficiente como para perderlo. Observaba a la gente cenando en los restaurantes pero no le quitaba ojo a Andy. La figura siniestra que formaba el chico se desplazó entre varias personas que conversaban en silencio. Alissa pudo observar en una esquina, a lo lejos a Paul. Entonces se detuvo el tiempo. Paul, parado, bien vestido, con la mirada perdida. No sabía describir como alguien tan poderoso en ese lugar podía parecer en ese momento un simple muñeco, casi sin vida. Pero tenía que concentrarse y fijarse en Andy en quien centró la mirada en seguida y comenzó a seguir de nuevo.

Pronto se separaron del bullicio y pudo tener en la mira la silueta del niño andando por una calle que apenas había luz. Esta zona se alejaba un poco de todo. Como el barrio donde vivían ellos. Era una zona residencial pero con poca iluminación. Entonces el chico comenzó a andar mas rápido. Cada vez mas. Ella supo en seguida que el se había dado cuenta, entonces decidió pararse. Pero de pronto echó a correr y ella instintivamente también lo hizo.
Corría tan rápido que casi no sentía las piernas. Cuando se dio cuenta estaba pisando los talones a Andy y se abalanzó sobre el cayendo ambos al suelo. Entonces ella le cogió la cara violentamente y le preguntó:- ¿ A donde vas?-
Pero había un problema, no era Andy. Era un joven que se había sentido perseguido por ella y había echado a correr. Alissa le pidió perdón y al ver que una luz de una casa justo en frente se encendía le pidió que se fuera corriendo.

De la casa de enfrente salio un hombre en silla de ruedas que se le quedó mirando. De pronto lo recordó. Era el, el hombre tan antipático que se encontró en la sala común de la ciudad.

El le indicó con la mano que se levantara y fuera hacia el. Alissa poseída por un espíritu hipnótico le obedeció y mientras se acercaba el habló:

- Necesito su ayuda señora Afrodita.
- ¿ Para que quiere mi ayuda?
- Acérquese…
Alissa se inclinó. El le habló al oído:
- ¿ Como se llama?
- Eso no le importa… ( dijo con violencia)
- A usted tampoco lo que haga la gente, y la persigue…
- No, me había confundido, no le estaba haciendo nada… Solo… ( aturdida)
- ¿ Quiere pasar?
- ¿Para que?
- Quiero pedirle disculpas, será breve…

Alissa dudó un rato, sobretodo porque había perdido a Andy que era su preocupación en ese momento. Pero levantaría sospechas, así que accedió. Entraron a la casa. El salón estaba sucio, los sillones rajados, las paredes cubiertas de papeles de periódico y de la cocina venía un olor un tanto desagradable. El se disculpó:

- Siento el desorden. No me valgo solo…
- ¿ por qué no pide ayuda? Seguro que aquí se la conceden…
- Porque no la quiero ( contestado agresivamente)
- Perdón ( agachando la cabeza)
- Dime… Señora Afrodita; Que le trajo a Hades…
- Mire, disculpe las molestias, pero no quiero que usted me insulte ni me amenace como hizo la ultima vez.
- Estuve observándola en la fiesta… Hace todo lo posible por no sentirse muerta, pero es inevitable, ¿verdad? Estás tan muerta como todos los que estamos aquí… y quizá mas aún de lo que lo estabas antes de llegar…
- A eso me refería cuando hablaba de insultos y amenazas…
- Perdón( sonriendo) No estoy haciendo ninguna de las dos cosas…
- Ya… hay muchas maneras de hacerlo… Es como si yo le pregunto sobre el parche de su ojo…
- De eso no hablo…
- ¿ Pero yo de mí si tengo que hablar? ( enfadada)
- Se, que no eres tonta,Afrodita. Te darás cuenta, tarde o temprano de que todo lo que ahora mismo te rodea equivale a la muerte mas de lo que crees.
- No se que quiere decir.
- Verás… En lo que llamábamos “ vida” teníamos muchas opciones para elegir; Podías pelearte con tu mejor amigo y perdonarlo. Podías sacrificar tu vida por amor y luego rehacerla junto a la persona que amabas. Podías ir o no ir a la guerra. Había muchos caminos… En Hades solo tienes uno…
- ¿ Cual es? ( una vez mas, Alissa caía en las garras de aquel hombre y lo atendía con atención)
- Morir…
- No se a que se refiere…
- En Hades hay una realidad que casi es paralela, Afrodita. ( Alterándose) Una realidad que es ficticia, un sueño, un mal sueño. …Afrodita, la verdadera realidad está ahí fuera.
- ¿ Como?
- La única realidad está fuera de Hades. Esto es solo un montaje por el que pagaste y no es la realidad. Afrodita… Tu no estás muerta. Aunque para unos cuantos si.
- Bueno, no son solo unos cuantos…
- Perdón; Unos cuantos millones… Pero, a eso me refiero… Sabes de sobra que en verdad no estás muerta… Y que todo lo que crees que pasa en realidad no pasa. Es un engaño. ¿ No lo ves?
- No…
- Es tan simple como que sí, vale han fingido nuestra muerte pero no que nos hayan matado del todo…
- ¿Y eso cambia algo en la verdadera realidad?
- No directamente, pero si indirectamente… Verás… Mi plan es sencillo, pero para poder realizarlo tienes que pasarte a nuestro bando.
- ¿ Que bando?

El Señor Apolo llamó a alguien. Un nombre que a Alissa le sonó de primeras pero que no supo asociar por el impacto de la situación.

- Andy, sal… No hay peligro.

Andy salio de la oscuridad y miró fijamente a Alissa. Alissa, abrumada por la situación ahogó un grito. Apolo habló.

- Se que es difícil para ti. Pero lo que ocurre es lo siguiente. O bien callas para siempre o te unes y por la cuenta que te trae yo de ti me uniría.
- ¿ Pero que tramáis? ( asustada y con los ojos llorosos)
- El ( refiriéndose a Andy) tiene un asunto que resolver, y yo quiero que a Hades se le de un entierro digno.
- Estáis locos… Hades no tiene nada de malo…

Andy Habló:

- Alissa… Por favor… no quiero que esto salga de aquí, Si no la primera a quien culparemos si ocurre algo malo será a ti. El final de Hades está cerca… y no queremos que nadie lo estropee.
- Pero, ¿ que final?, Hades no tiene ningún final..

Apolo intervino:

-Contéstame a algo Alissa; ¿ Confías en Hades al cien por cien?

- Esa pregunta es inusual. Llevo aquí poco tiempo…
- Entonces contéstame a esto otro: ¿ Conoces a alguien que confíe?

Alissa dudó un poco… Pero era inevitable decir la verdad:

-¡ No!, pero eso no significa que no lo haya ( sollozando)

- La manzana se pudre y no voy a estar aquí para celebrarlo desde dentro…Entonces, tu elijes…
- No, no quiero pertenecer a algo que no se si es real. Usted mismo acaba de hablar de realidad y no realidad y por lo que veo solo os basáis en suposiciones. Conozco hasta donde soy capaz de llegar y este es mi limite. Y vosotros deberíais de mirar los vuestros. Siento decirlo pero no, no me uno.
- Entonces será mejor que no digas nada a nadie porque si nos enteramos de algo sabremos que has sido tu.

Alissa se levantó y prometió guardar silencio.

- Ahora será mejor que te marches y olvides esta conversación. ( dijo Andy)
- O eso o que no te la quites de la cabeza…( remató Apolo)


Alissa los miró y salio corriendo de ese sitio. Llorando corrió hasta que de pronto vio a dos guardas de seguridad de lejos y empezó a aflojar la marcha hasta que se quedó paseando.

No sabía donde ir, a quien pedir ayuda, pero tenía que hacerlo con delicadeza, esa situación era demasiado fuerte para que fuera cierta. Pero estaba amenazada y corría peligro. Además no sabia que de todo lo que le habían contado era verdad y que no, y eso le inquietaba mucho.

Decidió ir a casa de Pierrot y Jack a pedirles ayuda, No podía dejar de sollozar asustada. Buscaba alguien en quien confiar, y encontrar un brazo donde llorar. Jack y Pierrot tenían cuatro y con los dos de Eva se contaban seis: Eran suficientes.

Tocó a la puerta y ambos le abrieron abrumados:

-¡ Alissa!. Menos mal. Te estábamos buscando. ¿Donde estabas?
-Estamos asustados. Creemos que hay un problema.
A la pobre de nuestra protagonista se le puso el corazón a mil por hora y la mente s ele nubló.

- Se que estas muy ocupada pero necesitamos tu ayuda.

Alissa chilló de forma desmesurada:

- ¡¡Me veis con cara de ayudar!!¿ No?... Es que acaso he hecho yo algo malo…¡¡ Es que alguien sabe, acaso que yo solo vine para vivir tranquila!! Es lo único que necesito…
Alissa se derrumbó pero Jack le tapó la boca rápidamente y le dijo que se calmara.
- Perdón ( dijo ella) Ahora me siento mejor… ( disimulando)
- Hay un problema ( dijo Pierrot)
- Tenemos la idea de que Eva puede estar escondiendo droga en su casa…
- ¿ Como puede ser eso? Es imposible… ( tocándose la cabeza) La cabeza me va a explotar… ¿ que hora es?
- Hoy nos ha pedido que si le dejábamos ir a su casa a recoger unas cosas… Nos lo ha pedido antes de acostarse. Era tarde ya… y nos parecía sospechoso.
- ¿ y que le habéis dicho?
- Que ya era tarde ( dijo Jack) y que lo único que podíamos hacer era esperar a que tu decidieras algo…

Alissa los miró fijamente y se fue dirección a su casa, no tenía ganas de hablar de ese asunto en ese momento. Era todo demasiado impactante. Se despidió con un-Hablaremos sobre ese tema en otro momento. Ahora tengo que pensar y dormir-

Entró en casa, y se desplomó en el sillón, cerró los ojos. Entonces empezó a darle vueltas a todo lo que había pasado pero un sueño enorme le amenazaba con dormirla de golpe. Se sentía cada vez mas pesada, los parpados le pesaban cada vez mas, su respiración se hacía lenta, su corazón se tranquilizaba, todo se volvía difuso. De pronto la puerta de su casa sonó y ella abrió los ojos de golpe. Se preguntaba quien sería a esas horas. Asustada se incorporó y mirando por la mirilla abrió; Era Paul.
Olía a alcohol e iba un poco ebrio:

- ¿ Puedo entrar?
- Paul. Deberías estar trabajando ( regañándolo)
- No, hoy es mi noche libre ( hipando) y he pensado que podía saludarte…
- Bien, pues ya me has saludado… ahora por favor, vuelve a tu casa… ( abrumada)
- Alissa…

Paul perdió el control y calló encima de ella. Alissa pudo reaccionar rápido y sentarlo en el sillón.

- ¡Paul! ( en un tono de enfado) ¿ Como has llegado a esto?
- Verás… es muy complicado, pero estoy dispuesto a hacerlo…
- ¿ el que?
- Alissa, lo voy a hacer…. ( con la mirada perdida)
- Dios mío, ¿ que hora es? ( buscando un reloj en algún lado de la casa)
- Alissa, te amo...

La muchacha se quedó parada mirándole fijamente a los ojos…No supo reaccionar; de hecho reaccionó Paul antes que ella plantándole un beso en los labios que ella supo encajar perfectamente aceptándolo con su cuerpo y arrimándose a el.
¿ Que estaba sucediendo? ¿ Que estaba pasando en Hades? ¿ Que se escapaba a su conocimiento? ¿ que no sabía?
Era un sentimiento el que le acabó llegando al corazón: Sen sentí una esclava ahora que eso había ocurrido. Una esclava cuyo amo era Hades.

Continuará...

2 comentarios:

  1. PERSONAJES QUE HAN APARECIDO HASTA AHORA:
    - Alissa: Protagonista.Fue una cantante muy famosa en el mundo entero pero no soportaba la vida que llevaba.
    - Paul: Encargado de seguridad en la zona A.
    - Indiana: Por el momento es solo una confidente para Alissa. Su hijo quiere escapar de Hades.
    -Andy: Hijo de Indiana
    -Jack y Pierrot:Pareja. Ahora mismo su funcion es cuidar de Eva.
    - Eva: Vive en Hades. Enganchada a las drogas fuera y dentro de la ciudad. No se sabe muy bien como las ha conseguido ahí dentro.
    -André y Corinna: Pareja de ancianos. Son bastante amables con Alissa. Ahora mismo quieren buscar a un nieto perdido. Pero no saben como hacerlo.
    -Señor Apolo: Es un hombre muy misterioso. Poco se sabe de el. Su apariencia lo hace aun mas misterioso. Va en silla de ruedas y tiene un parche en el ojo. Al parecer quiero ayudar a Andy a salir de Hades. Cree que Hades esconde algo horrible.
    -Ellie: Personaje que solo se ha nombrado y ha aparecido en un momento de la historia. Hubicada en la zona B.
    -Emily: Mujer de Paul, pero es como si estuvieran separados. Ambos viven cada uno su vida.

    Estos son los personajes que por el momento han aparecido.

    Gracias por vuestra atencion.

    ResponderEliminar
  2. "Afrodita, la verdadera realidad está ahí fuera."


    WOW! Enserio me ha encantado, pero es que ya sabes que tenía intención de ver Expediente X

    =)

    ResponderEliminar