martes, 27 de julio de 2010

CAPÍTULO 4: EVA CAMBIA DE JARDÍN


CAPIÍTULO 4: EVA CAMBIA DE JARDIN.
Año 2005. Eva se encontraba en una sala, temblando. Su pelo moreno, su expresión facial mustia, ojeras. En los hábitos de su vida normal no entraba dormir mas de 5 horas seguidas. Y tampoco cuidarse.
En estos últimos 10 meses se ha sumergido en su teorema matemático en la universidad de Oxford, y no tiene otra cosa que hacer.
Entonces a punto de quedarse dormida, la despierta la Rectora de la universidad abriendo la puerta de su despacho.
3 Horas antes, Se encontraba dando clase a su clase de 200 Alumnos:
-Sabemos entonces que un punto no puede hacer nada más que moverse en un espacio tridimensional. Y en fin… esta es la teoría de cuerdas, como veis, los que me pedisteis que la explicara no tiene mucho de que hablar, para mi gusto es algo muy desagradable. ( durmiéndose). Además tenemos que seguir hablando de  Euclides. Vamos a empezar…
Eva se dio la vuelta  hacia la pizarra y de pronto se mareo y se desplomó. Todo el mundo se quedó quieto durante unos segundos pero rápidamente la mayoría de los alumnos se levantaron en busca de ayuda. Rápidamente la reanimaron en la enfermería y  La rectora pidió que la llevaran a su despacho.
Eva entró en el despacho de la rectora tambaleándose y cerró la puerta:
-Siéntate antes de que te caigas otra vez ( dijo la Rectora en un tono de enfado)
- Claudia se lo que me vas a decir… me dices lo de siempre… (tapándose los ojos con gesto agobiado)
-¡NO!, hoy se acabó Eva…¡Soy tu hermana!  y tengo que tomar medidas, porque también soy tu superior.
- Sabes que estoy así por mi teorema, por favor, Claudia…
- Eva, apenas comes, apenas duermes… hay alumnos que me han dicho que cambias de tema y les explicas cosas que ellos no te han pedido que expliques y que tu insistes en que ellos lo piden… y te enfadas porque supuestamente hacen perder tu clase…y como no, tu tiempo… tu valioso tiempo… ¡Lo amas pero no lo aprovechas!
-Escúchame, Claudia, tengo el teorema terminado, te lo juro, no me hagas esto…(con lágrimas en los ojos).
-( Mirando hacia abajo) Lo siento, Eva, soy tu hermana y no quiero verte mal… no quiero pensar lo que harás, cuando estás sola…
-¿qué?...¿ a que mierda te refieres?...Tengo 29 años… eso acabó para mí… y lo sabes…no se a que viene nombrar ahora ese tipo de cosas, que ya han pasado, Claudia…
- Escúchame, Eva, esta universidad te salvó, te dieron un puesto de trabajo hace 8 años, recuérdalo… también te alejaron de las drogas… recuérdalo… y haz memoria y piensa en quien estaba ahí cuando nadie creía que fueras mas inteligente que el resto… porque esa persona era yo…
-si, lo se.. (calmada)…
-Y ahora no tienes otra que aceptar que vas a dejar de dar clase, Eva, porque si lo hago es por tu bien…
-Y por que no te puedes permitir tener una hermana que está loca, dando ejemplo a los alumnos de algo que ni siquiera le encuentran sentido…¿no? ( se levanta y se le encara a su hermana) Claudia, ¿ o tu si le has encontrado sentido a tu puta y asquerosa vida de rectora ricachona recoge-premios?
-Eva sal de aquí y vete a tu casa a dormir… ( con las lágrimas en los ojos)
Eva salio del despacho y desapareció de la universidad. Pensó que tenía mas tiempo para resolver un teorema que cambiaría el mundo, y ahora podría dormir un poco mas y dejar las anfetaminas. Sí, su hermana tenía razón tomaba drogas para mantenerse despierta, pero no era como el pasado, esta vez lo hacía por una buena causa. El mundo la aclamaría por descubrir la composición de la 4 dimensión: el tiempo.
Encerrada en su casa, se aferraba a lo único que ella se podía dedicar. Fueron 2 meses largos… Se levantaba, bajaba las escaleras y desayunaba un batido, y se ponía en frente de la pizarra grande que había en el salón, rodeada de miles de papeles de 7 colores diferentes, se explicaba así misma sus teorías, hipótesis que ella se empeñaba en que tenía que probar.Muchas veces se saltaba las comidas, otras comía lo que había en el Frigo, en muchos casos caducado. Luego lo vomitaba fruto también de la mezcla con las anfetaminas que, aunque quisiera, no podía dejar de tomar. Cerraba todas las cortinas y encendía el fuego, a las ventanas también se les daba clausura. Era inteligente y sabía que si se quedaba dormida podía morir, pero para eso estaban las pastillas. Ella no le llamaba droga, ella las veía en cajas, envueltas en un plástico sofisticado y que  a veces brillaba  y escupía luces por culpa del crack. Este era solo para ocasiones de celebración, y no abusaba de el.
Se tiraba las semanas enteras encerrada en casa, su teoría avanzaba, todo cobraba luz. El teléfono sonaba, pero lo desconectó, al rato solía sonar la puerta y el timbre, pero ella hacía oídos sordos o ponía a Beethoven pero llegaba la hora de visitar a su hermana, para que no se preocupara; entonces sacaba fuerzas para no tomar las pastillas, dormía y comía bien durante 2 días y dejaba de pensar en su proyecto. Se vestía bien, planchaba la ropa y se dirigía como una rosa nueva, camuflada en cactus hacia Oxford. A su hermana le explicaba lo bien que estaba. Contestaba a las preguntas con mentiras, y hacía bromas para disimular lo mal que se encontraba físicamente, pero su ánimo era lo contrario. Se encontraba tan bien, que podía quemarlo todo  y empezar de nuevo con  todo el trabajo.
No sabía lo quemada que estaba por dentro, pero tenía que hacer un es fuerzo por terminar el trabajo, le quedaba poco, todo estaba llegando al final.
Seguía encerrándose en casa.Pastillas, comida en mal estado, teléfono desconectado, prisas, ojeras…
Por fin terminó, después de estar 2 meses encerrada acabó el teorema, era las 3 de la madrugada y sacó la botella de champang y el crack… Bebió y fumó… y se durmió lentamente, muy lentamente, casi muerta.
Tuvo la suerte de que sus fuerzas no le fallaron para conectar el teléfono y llamar a su hermana:
      -Claudia… por fin he acabado el teorema… ahora quiero morir… te quiero…
- ¡Eva!...¡¡Eva!!... ¡¡no hagas ninguna locura voy a por ti!!.
Pero Eva ya no contestaba, se arrastraba hacia la botella de champang…
Una hora mas tarde aparecían médicos y bomberos en casa de Eva, ella, tirada en el suelo, rodeada de basura, parecía muerta pero todavía quedaba de ella una esperanza.
En el hospital. Eva despertaba en una camilla, su cuerpo parecía ser muy débil. Su hermana permanecía quieta a un lado, mirándola, habla Eva:
-       Claudia( sobresaltándose)… he acabado el trabajo… La cuarta dimensión está creada.
-       Eva…( mirándola fijamente a los ojos) para…estoy muy enfadada…me has engañado y yo me lo he creído.
-       No, no te enfades… por favor  (sollozando).
-       Eva, no voy a consentir mas sobredosis, sustos, y hospitales… estoy harta.
-       (Eva rompe a llorar)¿ y que?, me vas a abandonar?..¡ya veras!.. ¡¡ya verás tu cuando estés con el mono!! ( gritándole)
-       Eva, yo nunca he tenido que tomar drogas para sentirme mejor.
-       Lo hago para adelantar trabajo…¡ lo hago por ti! ¡¡ por tu maldita universidad!! ¡¡Por tu prestigio!!… tu misma me obligaste a ganar premios y a investigar desde que vivo en Oxford…. Claudia… te he comprado un libro (secándose las lágrimas)… yo misma fui a comprarlo.
-       Eva tengo que hablarte de un lugar (se levanta y cierra la puerta)
-       El libro es tu favorito, una edición muy difícil de encontrar…
-       Cuando te rehabilites aquí nos iremos a vivir a otra ciudad, muy lejos de aquí.
-       En este sale la historia de Lestat… si… cuando se entierra debajo de tierra durante el día pero está débil y no puede salir  a alimentarse...
-       ¡Calla!, por favor… Vamos a irnos de aquí tan lejos que no podrás volver con las matemáticas…
-       ¿donde?
-       No lo se ni yo.. cariño, solo lejos ( llorando)…


Pasó el tiempo. Eva se rehabilitó y fue entrando en sus casillas, recuperó la cordura mientras daba ordenes a su hermana de cómo tenía que recoger y ordenar todos los documentos que había en su casa esparcidos por el suelo.  Claudia le explicaba a donde iba a ir, que iba a sentir. Entonces comprendió que hacerse pasar por alguien que ha muerto justo antes de entregar el teorema de la cuarta dimensión le daría una gloria inmensa. Morir admirada, como  a las reliquias, los tesoros. La complicidad entre las dos hermanas era  magnífica ahora que el día de la muerte de Eva tenía fecha.  Claudia tuvo que firmar  miles de papeles para jurar silencio por lo que iba a suceder y asegurar el máximo de credibilidad posible.
Ambas se despidieron  aquel día… y ninguna volvió a saber nada de la otra. El libro que Eva le iba a regalar a su hermana se lo quedó ella. Y desde la lejanía de Hades contempló  como  su teorema avanzaba y triunfaba pero como le daban el mérito a su hermana, como ella recogía premios en su nombre y el novel de la ciencia. Desde Hades todo era sentirse encerrada y quería demostrar al mundo que fue ella quien creó  todo aquello y sentía que su hermana, tan egoísta se lo arrebataba mintiendo en los medios de comunicación  diciendo que ella había proporcionado el eslabón perdido para que Eva diera con la clave de todo.  Eva no podía evitar aquello, pero pronto descubrió  en Hades algo que le ayudaría a manejar su angustia de la mejor forma que sabía: Las drogas.
----------------------------------------------------------------------------------------------------

Esa historia estaba siendo contada por Eva, tumbada en el sillón del salón de la casa de Alissa. Ella, Pierrot y Jack estaban atentos a lo que contaba. Eva habló:
-       Así que esa es mi historia… se que es vergonzosa pero… no puedo hacer nada… Mi hermana se está llevando todo el mérito de esa obra.
-       Pero a ti no te ha excluido del todo, Eva ( decía Alissa)
-       Lo se, y no le guardo rencor… pero ha sido muy egoísta todo este tiempo… Daría lo que fuera (furiosa) por hablar con ella y plantarle cara.
-       Descansa…
-       en cualquier momento vendrán  por mí… y no debemos hacer ningún ruido. No abráis la puerta por favor.
-       Pero ¿quién va a venir?
-       Seguramente vendrá Paul, con 2 hombres mas. No quiero ir con ellos, ya lo hicieron una vez y me ofrecieron trabajar en los laboratorios de física.
-       Es increíble… ¿ como quieren mantener en secreto al resto del mundo a esta ciudad si tienen laboratorios de todo tipo? ( Dijo Alissa)
-       Es mas complicado que eso… ellos investigan, venden las patentes  por un precio muy bajo  a cambio de que nadie desvele de donde ha salido la idea… Es decir, de aquí, esta maldita ciudad…( dijo Eva)
-       Pero… y como nadie los ha delatado ya…( dijo Jack)
-       A saber…( dijo Pierrot)


De pronto sonó la puerta, tocaban, al timbre… y se apreciaban siluetas por la ventana…
------------------------------------------------------------------------------------------------------
11 horas antes. Alissa se encontraba en un banco de un parque que había mas alejado del barrio donde vivía ella. El parque daba casi a la frontera con la zona B. Un seto e 5 metros de alto y un muro de 7, daban separación. Había pasado una semana desde lo ocurrido en la fiesta. No dejaba de darle vueltas a lo de Andy  y sus ganas de salir de Hades. ¿ que tenía esa ciudad, si todo era tan idílico como decían? Fuera por lo que fuera, Hades, no estaba resultando se el lugar del que hablaban, Pero como ya dijo Paul, Alissa había llegado en un momento un tanto delicado.
Los parques le servía de zona de meditación. Ella no se encontraba tan mal ahí dentro; lo mismo solo se estaba metiendo demasiado en los asuntos de los demás y eso le afectaba. Seguramente si seguía su vida, sin importarle la de los demás no tendría tantas frustraciones. Ella comenzaba a coger estabilidad emocional y se encontraba bien.
En la otra punta de la ciudad, en Zona A. Eva, con un libro en la mano se escondía detrás de los contenedores de un restaurante. Al mismo instante llegaba un camión de mercancías procedente de Johannesburgo para abastecer de alimentos al restaurante. Un hombre negro que salía del camión se acercó a Eva:
-       Buenos días, bella, ¿que tal? ¿como te encuentras hoy?
-       Oh, bien..( con el libro en la mano , bien agarrado) gracias Sean.
-       ¿ Que libro llevas ahí? ( descargando cajas del camión)
-       Ah, uno… se llama Crónicas vampíricas, lo traje para leerlo. Le gustaba a mi hermana… pero me cuesta leer cuatro páginas… nuca comprenderé por qué le gustaba tanto. ( abriéndolo y ojeándolo)
-       ¿Tienes eso?
-       ( mirándola de reojo) Sí… y tu el dinero( sospechando)
-       Toma..( se lo da) me queda poco del dinero que me dieron en el laboratorio.
-       ¿Te daban dinero ahí?
-       Bueno… tengo que irme

El hombre, le dio la mano para despedirse y de paso le dejó una bolsa de un polvo blanco en la mano que rápidamente ella guardó dentro del libro.

Ella se fue rápidamente a unos cuartos de baño públicos que había  cerca de su casa. Entró y apoyó el libro sobre el W.C.  Estaba deseando meterse esa droga  y no podía esperar, pero no recordó que había cámaras  en los cuartos de baño públicos. Las ansias pudieron con ella.

Salio  de los baños y decidió ir a dar un paseo para relajarse, ya que había  podido tener su dosis mensual de lo que a ella mas le daba ánimos para seguir allí.  Anduvo y anduvo por Hades hasta llegar al parque donde Alissa en ese momento se encontraba dándole vueltas a al cabeza. Tan concentrada se encontraba que miraba a la lejanía justo donde se encontraba Eva andando. Eva comenzó a sentirse mareada y nauseabunda y decidió sentarse en un banco debajo de un árbol. Pero se desplomó de golpe en el suelo antes de dar siquiera 3 pasos.
Alissa reaccionó de momento al verla desplomarse y corrió  a por ella.  Rápidamente la llevó a su casa y la hizo reaccionar, vomitar y tumbarla. Estaba preocupada por aquella muchacha, la recordó por la fiesta y ese sentimiento de querer ayudarla fue repentino. Algo le dijo que tenía que llevarla a su casa en vez de llevarla al ambulatorio médico y allí se encontraba con una chica que había sufrido casi una sobredosis y metida, probablemente en un lío.

Se el ocurrió ir a casa de Jack y Pierrot para que ellos ayudaran a cuidarla.
Una vez en casa de Alissa:
-       Vuestro trabajo es cuidarla mientras voy a ver si encuentro a Paul… esta chica esta muy débil ( A Jack y Pierrot)
-       ¿Y Paúl que te va a decir…? ( dijo Jack)
-       Lo único que sabe ese idiota desde hace un tiempo es lamerle el culo a sus superiores.
-       ¿qué?... Paul nos ayudará…( poniéndose una rebeca y abriendo la puerta)
-       ¡¡No!!( Eva se levantó) ¡Apagad las luces y no hagáis ruido! Por favor…
A Alissa no le había dado tiempo a abrir la puerta. Se dio media vuelta y  miró fijamente a Eva. Encontró en ella algo bastante extraño. Primero; era raro que alguien se exaltara de repente por decir el nombre de Paul…Segundo; también era extraño que se encontrara débil  y se sobresaltara de golpe.
-¿ me vas a contar que te ha pasado? (dijo Alissa)
- por favor apague las luces y cierre las cortinas.
- Pero…¿qué?... Por favor… no quiero mantener en mi casa a alguien que da problemas…
- No… no doy problemas, por favor. Pero si me ayudas a que no me lleven con ellos te lo agradeceré mucho…
- ( Alissa miró a Jack y a Pierrot   de forma interrogante, como si quisiera preguntarles que debía hacer) Bien… esta noche si quieres puedes dormir aquí… pero mañana volverás a tu casa.

Alisa apagó las luces y cerró las cortinas. Eva se volvió a tumbar y  comenzó con su historia. Un tiempo después…
-       Seguramente vendrá Paul, con 2 hombres mas. No quiero ir con ellos, ya lo hicieron una vez y me ofrecieron trabajar en los laboratorios de física.
-       Es increíble… ¿ como quieren mantener en secreto al resto del mundo a esta ciudad si tienen laboratorios de todo tipo? ( Dijo Alissa)
-       Es mas complicado que eso… ellos investigan, venden las patentes  por un precio muy bajo  a cambio de que nadie desvele de donde ha salido la idea… Es decir, de aquí, esta maldita ciudad…( dijo Eva)
-       Pero… y como nadie los ha delatado ya…( dijo Jack)
-       A saber…( dijo Pierrot)

De pronto sonó la puerta, tocaban, al timbre y se apreciaban siluetas por la ventana. Mantuvieron los cuatro el silencio. Salvo Jack que soltó un: No quiero que me echen a patadas de esta ciudad.

El miedo que sentía Eva se hacía contagioso para los 3 que la custodiaban, y Alissa además sufría una incertidumbre que se iba a convertir en crónica.  La puerta no dejaba de sonar, y  se escuchaban como giraban por detrás de la casa e intentaban forzar las ventanas. Todo era tan terrorífico que  daba la impresión de que se habían metido en un buen lío.  Entonces se posaron de nuevo frente a la puerta de la casa y quedaron quietos durante un momento. Notaron como uno de los tres que iban se agachó y pasó un papel por debajo de la puerta, después se fueron.

Alissa se acercó al folio doblado y leyó :

Se que ella está ahí. Espero que esté bien y mañana a primera hora la traigas a mi despacho.

Con Admiración, Paul. 

Alissa habló:
- Eva, me temo que mañana tenemos que hacer alguna visita…
-------------------------------------------------------------------------------------------------* Aquel día fue el mas intenso con diferencia. Recuerdo que antes de ver a Eva caerse en frete del parque, pensaba en ir a casa de  indiana y hablar con ella. Y pensaba en hablar con aquel matrimonio de abuelos tan graciosos que me regalaron e la fiesta un reloj. También quería ayudar a Jack y Pierrot con la habitación del desván. Ese día parecía haberme despojado  de todo lo atormentante pero no. Ahí estaba mi destino, tocando a la puerta y dejando una nota donde los problemas o al menos, las situaciones incómodas iban a ser evidentes.  Creía que me recuperaba a pasos agigantados en Hades pero lo único que hice ese día fue volverme de nuevo pequeña y sentir miedo por estar viviendo en ese lugar tan extraño.

Para los que vivimos esa historia aquel día, algo cambio. Jack y Pierrot sufrieron por primera vez la sensación de miedo allí dentro. Eva  parecía sentirse salvada y en buenas manos por haber confiado en ella. Y yo supe que hasta ahora, tanto ella como algunos otros estaban tan jodidos como lo podía estar yo misma. Por primera vez pasó por mi mente una idea… pero se desvaneció y no volvió aparecer hasta que pasó un tiempo.  En su momento esa idea cobrará vida. Esperad… todo a su tiempo…

2 comentarios:

  1. Después de leerlo da para pensar en el hecho de que.. o se afrontan los problemas o escapar de ellos no acaba por resultar nunca bien.

    Has llegado a conseguir que le ponga cara a los personajes incluso me imagine un mapa con las zonas de Hades,xd Para el próximo capitulo a ver si metes algun dibujo que ilustre un poco la historia. Me sentiría muy alagada si siguieses mi sugerencia, jiji =)

    ResponderEliminar
  2. Estoy con chio, por alguna extraña razón me imagino Hades, como la ciudad en la que vivía eduardo manostijeras, de casas alineadas y simétricas, colores pastel, mucho cesped rodeandolas y asfalto recto alrededor de cada manzana.
    Casi como un decorado artficial.
    :) buena parte, esta,cada vez se ven más personajes, go on!

    ResponderEliminar