jueves, 4 de marzo de 2010

Capote y Monroe

Mientras bailan:

- ¿ Cómo va la noche? Señora Monroe.

- ¡Excelente!, creo que es de las mejores galas a la que asisto en este ultimo año...

- No se despiste, Señora Monroe. Que no la engañen unos cuantos imigrantes vestidos de pinguinos, un champagne medio barato y una musica tocada por un cuarteto de cuerda.

- ( sonriendo)¿ y que le impide a usted disfrutar?

- Absolutamente nada, solo que esta noche estoy taciturno...( silencio)¿ ha odio la trágica noticia sobre John Locke?

- No se quien es John Locke...

- John Locke; es su nombre de pila, pero quizá la suene mas si le hablo del "Humo Negro".

- "Humo Negro", ¿ el actor?

- ¿Ve? Sabría que lo reconocería por su apodo... Es curioso; se le denomina Humo negro porque dicen que es como el humo, su personalidad es inalcanzable para cualquiera que intente conocerlo a fondo. Y negro por su cabellera negra...

- Sí... Pero, no he tenido la oportunidad de conocerlo.(nerviosa)

- Y nunca la tendrá. Fue encontrado muerto esta madrugada bajo el mismísimo cartel de holliwood.

( Monroe sigue bailando pero se sobresalta por la aterradora noticia y se le salta una lágrima)

- Es curioso como se sorprende aun sin conocer a John Locke...¿Sabe?... La muerte juega con nosotros a una partida a la que llamamos vida, es la que controla nuestros derroteros. Y la mayoría de las personas piensan que es la vida la que controla la muerte y no es así; La muerte juega con nuestras vidas, como si fueran dados. Lo peor de todo no es cuando, ni como, ni donde moriremos, sino, ¡ para qué moriremos!. ¿Morimos por algo?,¿ porque nuestra vida se ha gastado y ahora tenemos que empezar una nueva?,¿ porque debemos ir al cielo?, ¿ o simplemente morimos y punto?. Es curioso como, le llegamos a encontrar un sentido a nuestras vidas, a nuestros origenes y como aplicamos el tema de la muerte a algo tan irreal como es el cielo o el infierno.

( Monroe atonita, mira a Capote con una cara desencajada)

- No se asuste señorita Monroe, estamos en el año 60, todavía le queda mucho por vivir ( sonrie y mira a lo lejos. y ve un periodista acercandose hacia ellos) Señorita Monroe, creo que quieren inmortalizarnos, un periodista se acerca por sus infinitas espaldas.

( Entonces Monroe se da la vuelta de forma sorprendente, tan fuerte que menea a Capote a su antojo por unos segundo y luego posa con su mejor sonrisa de estrella, justo despues, Capote le susurra unas palabras)

- Por cierto, Señorita Monroe... creo que el Señor Locke habrá ido al infierno-

2 comentarios:

  1. jajajaja
    Q bueno!
    Estas hecho un maquinilla. Pero vas a perder la cabeza con esos vuelcos que le das. ^^

    ResponderEliminar
  2. pasemos de la muerte al placer de lavarse los dientes!

    ResponderEliminar