miércoles, 5 de agosto de 2009

Lo que negamos hacer

Hoy he despertado con un mal presentimiento. El cuello me dolía, mi boca sabía amarga, y tenía unas ganas intensas de ir a orinar. Entonces descubro que mi Madre había tenido una pequeña discusion con mi hermano y que había, sin ninguna razon aparente, perdidos los nervios por completo. Yo, acercandome a la cocina con preocupacion, observaba a mi madre llorar desconsoladamente, mirando al vacío y casi sin aire.Yo preguntaba: ¿ que pasa?, Y ella insultaba a mi hermano.

Eso no me ha sentado nada bien... Y lo peor de todo ( al menos para mí) es que no está Juanmi para consolarme... Sí, consolarme... Y así poder consolar yo a mi Madre. Porque un hijo consuela a su madre y mas en momentos tan duros.

Entonces volví a observar a mi madre Y descubrí que no lloraba solo por el pequeño altercado que había tenido con mi hermano...Entonces, comprendí: A veces uno no llora la muerte de un ser querido lo suficiente. Y eso es muy triste...

1 comentario:

  1. mandale un besito a tu madre de mi parte
    y a ti otro de consuelo
    :)

    ResponderEliminar